Exgobernador mexicano es buscado en EE.UU. por lavado de dinero mientras en su país no saben nada

El 19 de junio de 2015, la Agencia Antidrogas de EE.UU. y la Corte de Distrito Sur de Texas, división Corpus Christi, emitieron dos órdenes de aprehensión conjuntas en contra del exgobernador de Tamaulipas Eugenio Hernández Flores, por los cargos de "conspiración para blanquear instrumentos monetarios y ayudar y fomentar la operación de un negocio de transmisión de dinero sin licencia", de acuerdo con las dependencias.

Hernández Flores, quien gobernó Tamaulipas entre 2008 y 2015, fue acusado –junto con su cuñado, Óscar Manuel Gómez– de blanquear cerca de 30 millones de dólares mediante la compra de bienes inmuebles en las ciudades de McAllen y Austin, en el estado americano de Texas. Por su parte, el Departamento de Justicia de EE.UU. detectó que, desde el año 2008, el entonces gobernador de Tamaulipas, lavaba dinero del Cártel del Golfo a cambio de que le permitiera seguir con sus negocios ilícitos en el estado.

En una entrevista con RT en Español, Ricardo Ravelo, especialista en temas de seguridad y narcotráfico en México, aseguró que "lo que llama la atención del caso del exgobernador de Tamaulipas es que en nuestro país le declararon el nulo ejercicio de la acción penal en su contra. Esto a pesar de que el Departamento del Tesoro de EE.UU. ha insistido en que algunos de los testaferros de Tomás Yarrington –gobernador de la misma entidad de 1999 a 2005– son los mismos que operaron en la red de lavado de dinero de Eugenio Hernández Flores".

El encauzamiento judicial C-14-178-S, fechado el 27 de mayo de 2015, y declaraciones públicas de la Fiscalía Federal de México aseguraron que Hernández Flores "permitió con toda libertad que el Cártel del Golfo llevara a cabo sus actividades de tráfico de drogas y personas a EE.UU.". El expediente criminal a cargo del fiscal federal de Texas, Kenneth Magidson, asegura que "si el exgobernador de Tamaulipas es declarado culpable, se enfrentaría una pena de hasta 20 años de prisión federal y una multa de hasta 500.000 dólares".

Entretanto en México, el subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la Procuraduría General de México (PGR), Alberto Elías Beltrán, aseguró este jueves a una radiodifusora de México que "no existe ninguna información de una orden de aprehensión [en contra del exgobernador de Tamaulipas] ni tampoco se hace un requerimiento a las autoridades extranjeras para su localización"./RT