Altos índices de deserción en la enseñanza superior

De acuerdo con un Informe del Banco Mundial publicado ayer, titulado “Momento decisivo”, La educación superior en América Latina y el Caribe confronta altos índices de deserción en la enseñanza superior, así como igual porcentaje en graduados y matriculados, pero en Bolivia y Colombia por debajo del resto de países de la región.

En la tasa de graduación de jóvenes de edades 25-29 años en América Latina y el Caribe, Bolivia tiene el porcentaje más alto de deserción, mientras la graduación es menor a los demás países de la región. En el caso de los matriculados todavía mantiene un promedio aceptable.

Al respecto, la autora principal del estudio, la economista sénior del Banco Mundial María Marta Ferreyra sostiene que los resultados (de la alta matriculación) en Bolivia están por debajo de su potencial, apenas la mitad de los estudiantes que ingresan a la educación superior obtiene su título entre los 25 y 29 años de edad, ya sea porque continúan estudiando o porque los abandonan.

Algunas de las causas de la elevada tasa de abandono incluyen la falta de preparación académica, debida en parte a la educación de baja calidad que reciben en el ciclo secundario, y la falta de medios económicos entre alumnos de escasos recursos. También puede deberse a la larga duración de algunos de los programas, así como a la falta de flexibilidad para cambiar de carrera "asuntos que son de particular importancia hoy en día, dado que hay más personas que nunca cambian de trabajo y carrera a lo largo de sus vidas".

La calidad y los programas tiene mucha relación y algunos países se dieron ya cuenta de ello y modificaron sus propuestas de estudio, pero otros apenas ingresaron en esta tarea. Bolivia se encuentra entre los países rezagados, de acuerdo con el Informe.

“Mientras que las bases de datos habituales a menudo miden resultados como la graduación de la educación superior y los ingresos tras la graduación, rara vez miden otros resultados. Por consiguiente, a menudo la elección de las medidas de calidad viene determinada por la disponibilidad de los datos", señala el documento, en el punto referido a la Medida, en función de los resultados la calidad escasea.

TERMINAR
A juzgar por los resultados, el desempeño del sistema es decepcionante. En promedio, alrededor de la mitad de la población de 25-29 años de edad que comenzó la educación superior en algún momento no finalizaron sus estudios, sea porque aún están estudiando o porque desertaron.

Sólo en México y Perú la tasa de graduación está cerca de la estadounidense (que es del 65 por ciento). Además, la tasa de graduación se ha reducido con el tiempo, pues los individuos de 60-65 años de edad tienen una tasa de graduación promedio del 73 por ciento (Székely 2016).

En los países con datos disponibles, el tiempo que transcurre hasta la graduación (TTG) es muy largo (en promedio, un 36 por ciento más de lo estipulado); en algunos países, porque hay estudiantes que tardan el doble en graduarse de lo que se supone que deberían.

CRECIMIENTO
El número de estudiantes de programas de educación superior prácticamente se duplicó en América Latina y el Caribe (ALC) en la última década. Pero dado que apenas la mitad de ellos se gradúa a tiempo, queda aún mucho por hacerse, en términos de eficiencia y calidad, de acuerdo con el Informe del Banco Mundial.

"La educación superior es clave para incentivar el crecimiento y reducir la pobreza y la desigualdad”, dijo el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar. "Para asegurar la igualdad de oportunidades, la región debe mejorar la calidad de su educación y brindarles a sus estudiantes una mejor información respecto a programas, incentivos adecuados y opciones de financiamiento, así como generar nexos con el mercado de trabajo. También se debe optimizar la normativa que regula a las instituciones de educación superior para mejorar su rendición de cuentas respecto a los servicios que prestan".

Una buena educación juega un papel importante al momento de mejorar las perspectivas de ingreso. Específicamente, el informe encuentra que en promedio para ALC, un estudiante con título de educación superior percibirá más del doble que un estudiante con un diploma de secundaria./El Diario