Pareja de origen boliviano libró una batalla en Argentina para que les devuelvan a su bebé

El 12 de mayo Jairo se reencontró con quienes le dieron la vida. El bebé estuvo separado de sus padres durante 55 días, fue entregado a un hogar de acogida en La Rioja, Argentina,  por orden de la Dirección de la Niñez y Adolescencia, que alegó que era víctima de violencia intrafamiliar.

El lactante fue internado en al Hospital de la Madre y el Niño de la capital riojana por una broncoaspiración. Allí sus padres fueron contactados por dos trabajadoras sociales que les preguntaron si no deseaban darlo en adopción.

Se negaron y días después personal del nosocomio informó a la pareja formada por Delia V, nacida en Salta, y el potosino Eloy C., que el bebé tenía lesiones en la cabeza y el cuerpo ocasionados presuntamente por  golpes.

En la audiencia de amparo celebrada el 13 de este mes se probó que la Dirección del menor vulneró procedimientos y normas para separar al bebé de sus progenitores y se incurrieron en al menos tres irregularidades. Si quiere conocer más, busque la historia completa mañana en la edición de papel de La Razón./La Razón Digital