Contribuyente soporta mayor carga tributaria

El director de Autoridad de Impugnación Tributaria, Daney Valdivia, declaró ayer que el contribuyente de a pie es el que más carga fiscal soporta en Bolivia. Estimó que la presión que recibe del Estado es –en promedio– entre 20 a 25 por ciento, en tanto que a las empresas es menor, entre 10 a 15 por ciento.

P U B L I C I D A D 
 
Valdivia expuso en un Foro realizado la semana pasada, con el título de “Gobierno, Política Tributaria, Sin Justicia”, en el paraninfo de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), que tienen ventajas impositivas algunos sectores, pese a lo cual presentan reparos para pagar sus impuestos.

La presión tributaria en el país es mayor respecto de Perú, Chile y Ecuador. Bolivia registra 25.3 por ciento y en dichos países es inferior a esta cifra.

La presión tributaria se define como el cociente entre el valor de los ingresos fiscales versus el Producto Interno Bruto (PIB), que en el país el año pasado fue de 34.000 millones de dólares, de acuerdo con el viceministro de Presupuesto, Jaime Durán.

PROFESIONALES

En cuanto a los profesionales, Valdivia explicó que la tasa efectiva que pagan sería del 6.5 por ciento. “Los profesionales, cuánto pagan efectivamente cuando declaran al Estado el IUE, es sólo 6.25 por ciento, entonces de qué presión tributaria se habla”, dijo la autoridad.

SECTOR FINANCIERO

En el sector financiero, si bien la presión tributaria nominal es del 50 por ciento, la tasa efectiva que declara en la presentación de sus balances anuales, no es mayor al 4%.

La tasa del IUE es del 25% anual, pero el Gobierno aplicó al sector financiero, una sobretasa equivalente a 25 por ciento adicional, siendo la tasa final del 50%.

“El sector financiero no paga ni el 4 por ciento en tasa efectiva como impuesto efectivo en el caso del IUE. Hay otras empresas del sector financiero que no pagan ni el 1 por ciento”, expresó el director de la Autoridad de Impugnación Tributaria.

EVASIÓN

Sostuvo que esta relación es exactamente a la inversa en naciones desarrolladas respecto del contribuyente medio. “Algo está mal o es el comportamiento del contribuyente o la estructura misma que es la legislación, que no es solamente problema de Bolivia sino de muchos países”, indicó. Manifestó, sin embargo, que Latinoamérica pierde 192.000 millones de dólares anuales por erosión y efectos de la evasión tributaria.

Valdivia propuso un amplio debate para ver que más se debe mejorar (en la legislación boliviana), siendo necesario resguardar los derechos de ambos sectores, es decir del contribuyente y del Estado. Agregó que al incidirse en que el sujeto pasivo tiene derecho a reclamar, tanto en el ámbito administrativo como en procesos contenciosos tributarios ante el Tribunal Supremo de Justicia.

Explicó, finalmente, que de 25 por casos presentados por la vía del amparo contencioso, sólo 3 causas se dieron la vuelta, “las demás resoluciones de la autoridad de impugnación se ratificación”, indicó./El Diario