El Vaticano estudia excomulgar a los mafiosos y corruptos

El Papa Francisco, que hace tres años anunció en un histórico discurso la excomunión a los mafiosos, estudia extender la grave pena canónica a los culpables de corrupción. El tema se conoció en los trabajos del “Debate internacional sobre la corrupción”, que se llevó a cabo en el Vaticano en estos días bajo la iniciativa del dicasterio para el Servicio Humano Integral, una de los nuevos “ministerios” creados en la reforma de la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia, durante el papado de Jorge Bergoglio.

El cardenal africano Peter Tukson, de 68 años, que preside el Servicio estudia la norma prevista por el Papa argentino para los mafiosos a fin de aplicarla también a corruptos y corruptores, que representan un “verdadero cáncer” social, como explicó Bergoglio en el prólogo del libro que acaba de aparecer firmado por el cardenal Tukson.

En el Debate Internacional que tuvo por escenario el Vaticano, discutieron el entrelazamiento de la corrupción con las mafias y el crimen organizado, medio centenar de magistrados dedicados a estos temas, obispos, personalidades estatales y de las Naciones Unidas y especialistas.

El grupo esta elaborando un texto final compartido y entre las futuras iniciativas, según el cardenal Tukson, se señala “la necesidad de profundizar a nivel internacional y de doctrina jurídica de la Iglesia, la cuestión de la excomunión por corrupción y asociación mafiosa”.

El problema concreto es la necesidad de traducir todo en normas canónicas. En 2014, en un discurso en el sur de Italia, tierra natal donde actúan las principales mafias, el Papa Francisco dijo que “los que en su vida siguen este camino del mal, como son los mafiosos, no están en comunión con Dios: están excomulgados.” En cuanto a los corrompidos, Bergoglio explicó muchas veces que su condición es peor que la de los pecadores. “Un pecador pide perdón, un corrupto olvida de hacerlo”.

“La corrupción nace de un corazón corrompido y es la peor plaga social porque genera gravísimos problemas y crímenes”, señaló Francisco.

“Debemos trabajar todos juntos, cristianos y no cristianos, personas de todas las religiones y no creyentes, para combatir esta forma de bestemia, este cáncer que desgasta nuestras vidas”, concluyó El arzobispo Silvano Tomasi, que explicó que para crear “una mentalidad,una cultura de la justicia”, la excomunión de los culpables podría ayudar”.

El Papa Francisco ya arremetió en estos términos contra la poderosa red criminal de la Ndrangheta calabresa, cuando en junio de 2014 viajó a Calabria, donde un niño de tres años fue asesinado en un ajuste de cuentas, y manifestó que “los mafiosos no están en comunión con Dios, están excomulgados”./Clarín
Comparte
Síguenos en Facebook