La OEA no logra aprobar una resolución de condena contra Venezuela

La Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) naufragó durante su jornada inaugural del lunes en su intento de pronunciarse sobre la grave crisis que atraviesa Venezuela.

Una propuesta crítica presentada al comienzo del día, que inicialmente contaba con el apoyo de 14 países (entre ellos México, Canadá, Estados Unidos, Argentina, Brasil, Colombia, Chile y Perú), alcanzó finalmente 20 votos al rebajar ligeramente sus exigencias y sumar así algunos votos de países del Caribe, normalmente alineados con Venezuela. Pero no consiguió llegar a los dos tercios requeridos (eran necesarios 23 votos favorables).

Tampoco prosperó otra propuesta de resolución, algo más contemporizadora e impulsada por las islas caribeñas, que solo sumó 8 votos a favor y contó con el rechazo de los 14 países más importantes.

La resolución que estuvo a punto de triunfar pedía que Venezuela estableciera un calendario electoral y reconsiderara la convocatoria de una asamblea constituyente, una iniciativa pensada por el chavismo para quitar el poder a la Asamblea Nacional. En aras del consenso, el texto había suprimido la exigencia de la liberación de los presos políticos y evitaba calificar de «crisis humanitaria» la situación extrema que vive Venezuela.

La falta de un pronunciamiento de la OEA denunciando la ruptura democrática en Venezuela está permitiendo a Maduro ganar tiempo para la celebración el próximo día 30 de julio de las elecciones a la asamblea constituyente.

Cuando todo parecía indicar que el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, tenía los votos necesarios para promover la condena que llega tiempo procurando, la titular de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, intervino para rechazar el texto e indicar que «la única solución» para su país pasa por la vía de la asamblea constituyente, tan criticada por otros países. Rodríguez había acudido a la Asamblea General a pesar de que su país anunció en abril que abandonaba la OEA.

Sin esperar a la votación, Rodríguez convocó una rueda de prensa para negar legitimidad a la OEA y abandonó el lugar de la Asamblea General. Mientras se marchaba aseguró que otros países se están planteando abandonar también la organización, pero al ser preguntada no quiso dar nombres.

Al margen de la cuestión venezolana, la Asamblea General de la OEA, inaugurada este lunes por el presidente de México, Enrique Peña Nieto, espera aprobar diversas resoluciones referidas a toda la región, las principales centradas en cuatro ejes: la promoción y la protección de los derechos humanos, el fortalecimiento de la democracia, el desarrollo integral y la promoción de la seguridad desde un enfoque multidimensional. La cumbre también abordará el problema migratorio./abc.es