Música en el horror: rescatan una grabación con las canciones de los judíos en los campos nazis

La música acompañó a través de la historia a los seres humanos en los momentos de alegría y sufrimiento. Una grabación de 1946 que acaba de salir a la luz es un muestra de un sonido que ayudó a atravesar una de las eras más horrorosas de la historia: el genocidio nazi.


Apenas culminada la segunda Guerra Mundial, el psicólogo del trauma David Boder, un letón que trabajaba en el Illinois Institute of Technology de Estados Unidos, viajó a Europa para grabar entrevistas con sobrevivientes del holocausto. Border quería entender cómo lograron sobrevivir en medio de las atrocidades de los campos de concentración. Al principio de las entrevistas, les pedía que cantaran. “Era una de sus metodologías para romper el hielo con sus entrevistados”, contó a la revista Newsweek Bret Werb, musicólogo del Museo del Holocausto de Washington, DC. Y entonces, sus entrevistados cantaban las canciones que les habían ayudado a pasar las horas detrás de las rejas de los campos nazis.

Las entrevistas de Boder fueron preservadas después de su muerte en 1961. Seis años después, una porción de sus archivos fueron obsequiadas al Cumming center for the History of Psychology de la Universidad de Akron, en Ohio. Entre los materiales había una caja con 48 carretes de cinta metálica que contenían las entrevistas con aquellos sobrevivientes del Holocausto.

La tecnología utilizada por Border para las grabaciones ya se había vuelto obsoleta y en el Centro Cumming no había manera de escucharlas. Así, pasaron tres décadas juntando polvo en su caja.

Cuando David Baker llegó al Comming en 1999 empezó a buscar la manera de encontrar un dispositivo para poder escuchar las grabaciones de Boder. No fue fácil. Hubo muchos intentos fallidos. Hasta que tres años atrás especialistas en audio decidieron tomar el toro por las astas y abocarse de lleno a un último intento. Compraron una viaja grabadora de cinta que no funcionaba en Ebay y usaron la carcasa como chasis para fabricar un nuevo aparato.

Lo más complejo fue deshacerse del zumbido que se oía de fondo. Finalmente, un ingeniero electrónico que se sumó al equipo lo logró colocando tres capas de aleación entre el cabezal y el motor de la máquina.

Jon Endres fue el encargado de digitalizar las grabaciones. Estaba en esa tarea cuando después de 10 minutos de silencio comenzó a escuchar a una persona cantando. Al final, Boder anunciaba que se traba de la voz de una sobreviviente en el campo de refugiados de Hennonville, en Francia. “Definitivamente, me hizo correr escalofríos por la espalda”, contó Endres.


A los pocos días, pudieron reconstruir la historia de la cantante siguiendo los trabajos de Boder. Se trataba de Gita Frank, una judía polaca que huyó de un gueto a otro junto a su familia durante cuatro años. Sus padres y hermanos fueron muriendo en el camino. Las últimas sobrevivientes, Gita y una de sus hermanas, fueron llevadas a un campo de trabajos forzados cerca de Czestochowa, Polonia.

La primera canción que Gita Frank cantó para Boder fue Undzer Shtetl Brent (“Nuestra aldea está ardiendo”), una melodía muy conocida que se suele escuchar en las conmemoraciones del Holcausto. Escrita poco antes del comienzo de la guerra, la canción alude a la indiferencia de quienes pasan frente a una aldea que se prende fuego y no hacen nada para ayudar. Pero la versión cantada por Frank es algo diferente porque dice: “El pueblo judío está ardiendo”. Frank contó a Boder que la hija de compositora cantaba la canción en los sótanos del guetto de Cracovia para dar fuerzas a la gente a rebelarse contra los alemanes.

La segunda canción de Frank que se encontró en las grabaciones,
Unser Lager Steht Am Waldesrande (“Nuestro campo se levanta a la vera del bosque”), era la canción oficial del campo de trabajos forzados al que la llevaron. Los comandantes nazis obligaban a los rehenes a cantar la canción mientras iban camino a su trabajo. La letra ya era conocida, pero es la primera vez que se escucha a alguien cantarla.

Baker está terminndo de armar un repositorio con todas las grabaciones de Boder que le ponen sonido al sufrimiento y la resistencia en uno de los momentos más trágicos de la historia de la humanidad./RT
Comparte
Síguenos en Facebook