ONU Mujeres objeta candidato a consejero de la Magistratura

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y ONU Mujeres expresó ayer su cuestionamiento a un candidato a  consejero de la Magistratura en las próximas elecciones judiciales porque éste en 2012 agredió física y psicológicamente a dos magistradas del Tribunal Agroambiental. 

Ricardo Soto Butrón, el cuestionado candidato a consejero de la Magistratura
El organismo internacional  pide a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) que considere los antecedentes de esa persona antes de hacer viable la preselección de esa candidatura.

 El recordatorio de este caso se difundió a través de un  comunicado difundido anoche, cuando una comisión de la ALP aún concluye el trabajo de preselección de los candidatos a diversos tribunales del poder judicial, elecciones que se realizarán en octubre de este año.  

ONU Mujeres señala que  en 2013, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos manifestó su preocupación por la existencia de hechos de violencia de  género (física y psicológica) denunciados por dos magistradas del Tribunal Agroambiental contra otro magistrado (Soto Butrón) de ese tribunal. 

Una de las denuncias presentadas por las mencionadas magistradas fue rechazada por el Ministerio Público el 9 de diciembre de 2015, la otra llegó hasta la etapa de acusación formal del imputado; sin embargo, el proceso no avanzó más, hasta que en fecha 8 de mayo de 2017 la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Chuquisaca declaró extinguida la acción penal por prescripción,  informa   sobre esos procesos legales.

"El magistrado denunciado  actualmente es candidato a consejero de la Magistratura en las próximas elecciones judiciales. En este contexto, sería aconsejable que la instancia responsable de la preselección de candidatos para las elecciones judiciales considere los hechos descritos en el párrafo anterior”, señala textualmente la ONU.

Añade que este tipo de casos "pone en evidencia la existencia de problemas estructurales en la administración de justicia, tales como la discriminación de género, retardación de justicia, selectividad e impunidad, que afectan a todas las mujeres, incluyendo a magistradas de los altos tribunales del país, los que impiden que las víctimas puedan ejercer su derecho de acceso a la justicia pronta y oportuna”.

Pero, además, considera que es importante recordar que en 2015 el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer recomendó a Bolivia que "vele por que todos los casos de violencia contra la mujer, incluidos los casos de feminicidio y violencia sexual, sean efectivamente investigados y los autores sean enjuiciados y debidamente castigados”.

En ese contexto también es importante reconocer la labor del Comité de Género conformado por magistradas y consejeras del Órgano Judicial, instancia que promovió la aprobación de una política de género al interior del Órgano Judicial y construyó herramientas para que juezas y jueces  juzguen con perspectiva de género, dice ONU mujeres.

El Alto Comisionado y ONU Mujeres recomiendan al Órgano Judicial y al Ministerio Público  definir políticas para mejorar el acceso a la justicia de las mujeres víctimas de violencia y asegurar la investigación de los hechos de violencia de género como prioridad institucional.

Tres mujeres denunciaron que fueron agredidas por el magistrado

Según documentos a los que accedió ERBOL en 2013 se denuncia la reiterada actitud violenta del magistrado del Tribunal   Agroambiental Ricardo Soto Butrón  contra  sus colegas Deysi Villagómez y Gabriela Cinthia Armijo Paz, además de la secretaria de la Sala Plena, Rosario Balanza Lora, por presunta agresión física, psicológica, hostigamiento laboral y discriminación.

Villagómez   denuncia que  Soto, entre otras agresiones físicas, le  propinó un golpe fuerte en el rostro y quiso continuar con su cometido, pero fue detenido por otra magistrada.

El 26 de junio de 2012, la secretaria de la Sala Plena del Tribunal Agroambiental, Rosario Balanza Lora, denunció que    sufre de parte de Soto   constante abuso, maltrato psicológico y acoso laboral con incidencia psicológica-moral.

En tercer lugar, la magistrada  Armijo acusa a Soto Butrón  por "discriminación y consiguiente maltrato moral-psicológico y violencia física con afectación y vulneración de sus derechos humanos fundamentales”.

Una de esas agresiones consistió en tomarla a la fuerzas de una mano sólo con el objetivo de molestarla e importunar su  atención "y agredirme a tiempo de hacer uso de la palabra”, contó la víctima./Página Siete