Santos defiende la paz en Colombia tras atentado que dejó tres muertos

El presidente Juan Manuel Santos defendió este domingo la paz en Colombia, al día siguiente del atentado con explosivo en Bogotá que dejó tres muertos, incluida una francesa, y ofreció una recompensa por los responsables.

"Con la paz, con la reconciliación, hemos avanzado mucho para consolidar la tranquilidad de los colombianos", indicó a la prensa Santos al término de una reunión con los altos mandos de la fuerza pública en la presidencial Casa Nariño.

El premio Nobel de la Paz de 2016, galardón que recibió por sus esfuerzos acabar con más de medio siglo de conflicto armado, aseguró: "no vamos a permitir que lo logrado hasta ahora sea frenado por unos extremistas, cobardes o de quienes no quieren la reconciliación del pueblo colombiano".

El sábado a las 17H00 locales (22h00 GMT)) un explosivo estalló en el baño de mujeres de la segunda planta del exclusivo centro comercial Andino, matando a la francesa Julie Huynh, de 23 años, y a dos colombianas de (31 y 41).

"El equipo investigador tiene tres hipótesis concretas y no las voy a mencionar para no dañar la investigación", añadió.

La mayoría de los nueve heridos que dejó la explosión, entre ellos la madre de Huynh -según confirmó a la AFP el embajador de Francia, Gautier Mignot-, ya fueron dados de alta del hospital, salvo una mujer que "sigue en cuidados intensivos", detalló Santos.

Asimismo, Santos ofreció una recompensa por 100 millones de pesos (unos 33.000 dólares) "para cualquier persona que nos dé información que pueda ayudar a capturar a los responsables".

Por ahora ningún grupo ha reivindicado el ataque.

Nada frena la paz

El atentado ocurrió antes de que la guerrilla FARC (marxista) inicie el martes la tercera y última fase de la dejación de armas prevista en el acuerdo de paz firmado en noviembre con el gobierno.

"Colombia ha enfrentado en el pasado con mucho éxito el terrorismo, sabemos como afrontarlo", expresó Santos.

En las últimas dos semanas, la guerrilla consignó el 60% de su arsenal a la misión de Naciones Unidas en Colombia -a cargo de este proceso-, en un paso clave para que sus 7.000 combatientes inicien su transición a la vida civil.

¿Pero el atentado apunta a dañar el proceso de paz en Colombia? El analista Víctor De Currea-Lugo consideró poco probable que el ataque proviniera de las guerrillas de las FARC o del ELN, único grupo rebelde activo del país.

"Hay unos grupos armados de extrema derecha de corte paramilitar que son responsables del asesinato de líderes sociales y de acciones contrarias a la paz", afirmó el profesor de la Universidad Nacional a la AFP.

Sin embargo, De Currea-Lugo descartó que peligre el proceso de paz, "que tiene una dinámica propia".

Tanto el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño (Timochenko), como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) condenaron el atentado y advirtieron sobre aquellos que quieren "cerrar los caminos de la paz" o "hacer trizas los procesos" de negociación.

El gobierno y el ELN instalaron los diálogos de paz en febrero, sin que se acordara un cese al fuego./AFP