A presión de Brasil, Gobierno prevé certificación de reservas


El embajador de Brasil en Bolivia, Raymundo Santos Rocha, declaró ayer que la certificación de reservas de gas es un tema interno de cada país; sin embargo, expuso que cuando se trata de realizar negociaciones su país debe conocer cuál es la dimensión de la oferta boliviana.

Ante estas declaraciones del diplomático, el vicepresidente, Álvaro García anunció ayer que dicha certificación se conocerá a fines de año. “Lo que estamos apostando (es) a certificar las reservas. Ya se han contratado las empresas. Estoy seguro que van a dar buenos resultados, para no preocuparse. Esperemos que hasta fin de año se tengan datos últimos sobre las reservas”, añadió.

ASUNTO INTERNO

“La gestión de la certificación de reservas de gas es una cosa interna de Bolivia, y Bolivia lo hará cuando crea que deba hacerlo, pero desde el punto de vista de la oferta siempre habrá conversaciones entre los dos países, para saber cuál es la dimensión de la oferta boliviana”, señaló el diplomático a un medio periodístico.

DEMANDA

Tras participar del 201 aniversario de la independencia de la República de Argentina, el Embajador de Brasil dijo que Bolivia es un proveedor muy importante de gas para su país, puesto que el 30% de la demanda que tiene es cubierta con el energético boliviano.

“La ley brasileña está pasando por algunos cambios con más liberalización, pero seguiremos trabajando con el gas, porque más del 30% del gas que consumimos es boliviano, así que la ecuación puede cambiar, porque están en su inicio las negociaciones”, manifestó en referencia a los nuevos términos de un eventual nuevo contrato.

INTERROGANTES

El Gobierno aseguró que no existen problemas con las reservas hidrocaburíferas en Bolivia, sin embargo, las empresas certificadoras que fueron contratadas emitirán un informe hasta finales de este año, afirmó el Vicepresidente.

La autoridad dijo que Bolivia no tiene problemas con las reservas de gas, pero que es necesario, en el marco de las negociaciones con los principales mercados de exportación: Brasil y Argentina, contar con informes sobre los campos recientemente descubiertos y confirmados.

AUTORIZACIÓN

En mayo, el directorio de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) autorizó al entonces presidente de la estatal, Guillermo Achá, la contratación de una certificadora internacional de reservas de gas. Los entretelones de la gestión de Achá sobre la irregular compra de equipo de perforación petrolera, entre otros casos, postergaron las decisiones.

NUEVO CONTRATO

El contrato actual de compraventa de gas con Brasil fenecerá en 2019. El acuerdo comercial no varía de cantidades durante el año, por lo cual Bolivia se ve obligada a cumplirlo. De acuerdo con la cláusula de “deliver or pay” del contrato vigente, se debe enviar a Brasil, como mínimo 24 millones de metros cúbicos día (Mmmcd), y si no cumple se someterá a multas. Pero también Brasil, por la aplicación del “take or pay”, está obligado a pagar por el mínimo establecido de exportación aunque no lo haya utilizado.

El embajador de Brasil, Raymundo Santos Rocha, desestimó que la llegada del Presidente de Petrobras al Congreso Internacional Bolivia Gas & Energía, que se realizará en Santa Cruz el mes de agosto, responda a nuevas negociaciones bilaterales para la compra y venta del gas.

NEGOCIACIONES

“Apenas están en el inicio de las conversaciones, hay un intercambio, pero la definición de los términos será más adelante”, dijo.

El diplomático brasileño refirió, por otra parte, que su país tiene proyecciones de crecimiento económico para este año, con lo cual considera que aumentará también la demanda de más gas. “Brasil estuvo en el inicio en el cónclave reciente del G-20 en Alemania y confirmó que el período de recesión que confrontaba pasó y que con las nuevas medidas que se están tomando internamente, la tendencia es crecer, la tendencia es para el crecimiento”, señaló.

CRECIMIENTO

“Un aumento del gas brasileño y un aumento de la demanda en la medida en que Brasil vuelva a crecer como estaba creciendo del 4 al 5% al año, esta vez lo que va a pasar es que la producción brasileña, con el aumento de la demanda, vuelva a equilibrar su consumo y, en general, todo su aparato económico”, afirmó./El Diario
Comparte
Síguenos en Facebook