Biopsia líquida, la nueva revolución para luchar contra el cáncer

Uno de los avances más prometedores en la oncología, y que ya constituye una realidad, es el de las biopsias líquidas: tecnologías ultra sensibles que permiten hallar células cancerígenas y partículas de ADN del tumor en el torrente sanguíneo a través de una sencilla extracción de sangre.


De esta manera, no es necesario someter al paciente con cáncer a una biopsia tradicional, generalmente en base a técnicas incómodas o invasivas como una punción, una cirugía o una endoscopía. Conocer en detalle las características del tumor es fundamental para que el médico tome las mejores decisiones terapéuticas para el paciente.

La doctora Isabel Werneck da Cunha, jefa del departamento de Patología Molecular Aplicada y de Diagnóstico Oncológico en el Centro de Cáncer A. C. Camargo, ubicado en Sao Paulo (Brasil), participó del seminario Roche Press Day en Buenos Aires la seman última y explicó a Infobae los los beneficios de este tipo de procedimiento alternativo a las biopsias quirúrgicas, que permite a los médicos descubrir una variedad de información sobre un tumor a través de la detección de fragmentos de ADN de células tumorales presentes en la sangre.

La biopsia líquida mostró mejores resultados que la piel (Shutterstock)

"La biopsia líquida es la nueva herramienta con que cuentan los médicos para ver la progresión de un cáncer con solo extraer cinco mililitros de sangre. Los tumores liberan un ADN a la sangre. Si hay un ADN alterado puedo detectarlo a través del examen de sangre", precisó Wernek.

La médica, que habló en la ponencia "El rol de la biopsia líquida en la era de la medicina personalizada", explicó que con "la biopsia líquida tenemos más informaciones moleculares; puedo saber más sobre las alteraciones".
Según informes médicos, "existe la posibilidad de que las biopsias líquidas detecten la progresión de la enfermedad o la resistencia al tratamiento" mucho antes de detectar síntomas clínicos o que aparezca en los escáneres.

Esta tecnología se ha empleado en el tratamiento del cáncer de pulmón, de mama y de próstata, pero se espera que en breve se haga extensiva al resto de los tratamientos oncológicos.

Innovación en detección del cáncer

"Las innovaciones en la detección del cáncer de pulmón, como la biopsia líquida, permiten diagnosticar a los pacientes en una etapa inicial de la enfermedad. En este momento, el 77 por ciento de los pacientes reciben un diagnóstico de cáncer de pulmón en una etapa avanzada, cuando la posibilidad de supervivencia es menor", explicó Daniel Ciriano, Director Médico de Roche América Latina.

Una gota de sangre puede ayudar a detener enfermedades (Shutterstock)

"La detección temprana y la clasificación del cáncer de pulmón permiten desarrollar tratamientos adaptados a la variante específica de la enfermedad. Esta es un área de la oncología que también está en pleno proceso de innovación", agregó.

Werneck afirmó que este instrumento sirve para dar seguimiento a los avances de cada paciente ya que es muy importante para el monitoreo de respuestas a los tratamientos.

"Con estos análisis se puede detectar una segunda mutación que comienza a aparecer y podemos recetar otra droga para atacarla Este tipo de biopsia permite que el paciente viva más con mayor calidad de vida, ya que no necesita internarse para recibir la medicación y es mucho más eficaz", indicó la experta.

Y agregó: "La idea de la medicina personalizada y este tipo de terapias "hacen que 'cronifiquemos' el cáncer, hace que lo convirtamos en una enfermedad crónica.

Según cifras del Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, los tipos de cáncer que registran más personas fallecidas en Latinoamérica y el Caribe son el de pulmón, con 74.602, seguidos por las 43.200 muertes del de mama y en la tercera posición el cáncer de hígado, causante de unas 31.200.

El cáncer ya es la segunda causa de muerte en la región y se espera que para el 2030 el incremento de casos sea de un 106 por ciento.

Avances en biología molecular contra tumores

"Se ha avanzado enormemente en lo que es la biología molecular y se ha logrado hilar muy profundo hasta alcanzar mayor conocimiento de la célula tumoral; tanto se ha avanzado que ahora podemos hallar células tumorales o material genético de esas células tumorales en una muestra de sangre. Hoy disponemos de equipamiento complejo que nos permite hacer eso y es, sin lugar a dudas, uno de los avances más significativos de la oncología en el último tiempo", sostuvo el doctor Guillermo Méndez, médico oncólogo del Hospital de Gastroenterología 'Carlos B. Udaondo' y de la Fundación Favaloro.

Las células tumorales pueden ser observadas en una gota de sangre (iStock)

En el abordaje terapéutico integral de un paciente con cáncer, a medida que pasa el tiempo, es factible que se modifiquen las drogas de elección, que cambie la biología de un tumor y, en última instancia, que evolucione el estado general del paciente. Por lo tanto, explicó el doctor Méndez, "la información tumoral inicial obtenida con la primera biopsia es potencialmente diferente, por ejemplo, seis meses después. Entonces, contar con la posibilidad sencilla y ágil de 'rebiopsiar' a un paciente con técnicas validadas a través de una sencilla extracción de sangre puede ser muy útil para revisar y modificar la estrategia terapéutica".

En la misma línea, tal como explicó la doctora Yanina Powazniak, bióloga molecular, Directora Técnica y Directora de Investigación y Desarrollo de Biomakers, una institución especializada en estudios genéticos y moleculares para el cáncer y otras enfermedades complejas de la Argentina y Latinoamérica, "los tumores son dinámicos y, por lo tanto, el uso de biopsias liquidas sobre biopsias sólidas permite una evaluación continua de las determinaciones genéticas del cáncer a partir del ADN tumoral o las células tumorales circulantes en el torrente sanguíneo y ver si esas alteraciones son realmente predictivas para el tratamiento".

Además, existen algunos tumores que son de difícil acceso y no son sencillos de biopsiar, por lo que en esos casos puede ser de mucha utilidad la biopsia líquida. Por otro lado, los resultados del testeo tradicional demoran al menos una semana. Los de la biopsia líquida, en cambio, podrían estar en el día, lo que dinamiza el abordaje terapéutico del paciente.

La biopsia líquida sirve para tratamientos de cáncer de pulmón (iStock)

A lo largo de los años, pero fundamentalmente en las últimas décadas, se fue conociendo con mayor profundidad la genética de los tumores, por lo que se comprendió que hay múltiples subtipos de cada cáncer, como el de mama, pulmón o colorrectal. Gracias a los avances de la ciencia, se fueron desarrollando diversas terapias dirigidas a un blanco específico para cada subtipo de los tumores, que buscan bloquear determinado biomarcador o gen involucrado en el desarrollo o crecimiento de un tumor en particular.

De esta manera, para que el especialista indique el tratamiento más conveniente, se volvió indispensable que conozca con la mayor precisión posible el estado de esos genes que determinan el comportamiento del tumor. Tradicionalmente, para hacerlo, debía realizarse una biopsia del tejido del tumor, es decir, extraer a través de una punción o una cirugía, una porción del tumor para analizarlo y obtener la información que necesita. En muchos casos, esto ahora puede resolverse a través de una biopsia en sangre./Infobae
Comparte
Síguenos en Facebook