Crecen los amantes del vino y el interés por su cultura

El vino es considerado el ‘néctar’ de los dioses debido a que su producción y consumo es casi tan antiguo como la humanidad, y en Santa Cruz es parte de una cultura que va creciendo de a poco. Julio es un mes que las bodegas y emprendimientos privados están intentando posicionar como el mes dedicado al vino.

No solo la realización del Festival de Vinos y Quesos (del 13 al 15 de julio), sino también campañas con premios en supermercados y otros centros de abastecimiento, propician que esta bebida se visualice mejor por estas fechas. ¿Los cruceños son amantes del vino? ¿Tiene este los beneficios para la salud que suelen proclamarse en las redes sociales?

Las cifras
En Bolivia su producción se remonta a la época colonial. En Tarija el cultivo de la vid llegó en 1584, y desde entonces se constituyó en el mayor productor de uva del país. De cerca de 3.000 hectáreas de viñedos cultivados, el 80% se encuentra en los valles chapacos. Según datos publicados en 2013 por el Ministerio de Desarrollo Productivo, la producción nacional asciende a 5 millones de litros por año, con un crecimiento anual del 7% que representa un incremento significativo pero bajo con relación a otros países, según los expertos. 

Para Franz Molina, enólogo y presidente de la Asociación Nacional de Industriales Vitivinícolas (ANIV), el consumidor boliviano se encuentra en “proceso de madurez” para adquirir una cultura del vino. Lamentó la competencia desleal del alcohol barato sin destilar, y de vinos importados.

Precisó que el consumo per cápita de Bolivia es de 1,3 litros de vino y de 1,7 litros de singani al año. Lejos de Argentina con un consumo per cápita de vino de 35 litros, Uruguay 27 litros y Chile 16 litros. 

Incrementa su consumo
Para Luis Fernando Terrazas, organizador del 17.º Festival de Vinos y Quesos, el incremento en su consumo está relacionado con el intensivo marketing y la inversión constante de las bodegas bolivianas para mejorar su calidad. 

El festival es un reflejo del constante crecimiento del número de ‘amantes’ de los vinos. Habiendo comenzado con 3.000 visitantes, este año esperan recibir más de 13.000.

Según Maxime Richards, socio de La Vinotek, particularmente en julio es el mes donde hay mayor interés por aprender acerca del arte de degustar un buen vino. Por esto, en 2016 se realizó el Bolivino, con un concurso de degustación de vinos bolivianos. Este año se hizo la segunda versión en mayo.

Interés en la cultura

Para el propietario de Cellarium, Romano Paz, la calidad de las bodegas nacionales, el turismo, y la curiosidad del consumidor hicieron que el vino gane más espacio en Santa Cruz. 

Según Paz, el interés por la cultura del vino es una realidad que vive cada fin de semana. “Los vinos bolivianos ganaron premios internacionales. Campos de Solana obtuvo uno en Inglaterra. Aranjuez ganó un premio en Uruguay”, dijo.

Consumo por región
Según datos de Vinos Bolivia, institución que aglutina a las bodegas de vino más importantes de la industria vitivinícola, Tarija es la región más consumidora per cápita de vino. Allí se consume 4,6 litros por persona al año, mientras que en Santa Cruz 1,3 litros. 

Si bien los vinos nacionales han ganado premios internacionales, el mayor desafío es que el consumidor boliviano confíe en la producción local. 

Según Gustavo Áñez, socio de Uvairenda, la bodega de vinos artesanal de Samaipata, su calidad los hizo llegar a restaurantes exclusivos en Chile, pese a su tradición vitivinícola, sin embargo, aún les cuesta conquistar al consumidor local. /eldeber.com.bo
Comparte
Síguenos en Facebook