Dos turistas alemanas mueren acuchilladas en un hotel de Egipto

Las playas más turísticas de Egipto, hace años hasta la bandera de turistas europeos, no logran superar el estigma del terrorismo, que ha diezmado unas cifras que este verano apenas lograban una pequeña recuperación con respecto a 2015 y 2016. Estas cifras pueden volver a hundirse tras el ataque de este viernes por la mañana contra varios turistas en un popular resort turístico del Mar Rojo.

Al menos dos turistas alemanas, según los primeros informes de las fuerzas de seguridad, habrían muerto víctimas de un ataque con arma blanca en una playa privada en Hurgada, al sureste del país y en la orilla del Mar Rojo. Otros cuatro turistas habrían resultado heridos, algunos «en condición crítica», según ha añadido el Ministerio de Interior egipcio en un comunicado. Según han señalado fuentes del Ministerio de Exteriores español a este diario, no consta que haya ningún español entre los heridos. El agresor, presuntamente de nacionalidad egipcia y del que se desconocen por el momento más detalles, ha sido arrestado y permanece bajo custodia policial.

Según relatos de testigos al diario local Al Masry Al Youm, el agresor gritó pidiendo a «los egipcios y musulmanes» que se apartaran para así asegurarse que sólo apuñalaba extranjeros. El atacante, armado con al menos un «gran cuchillo», habría nadado desde una playa pública cercana hasta el recinto del hotel, donde apuñaló «en la cara, en el cuello y en los pies» a los turistas aprovechaban el «sol y playa» propios de la localidad.

En las últimas décadas, este resort atrajo especialmente turistas de Europa Oriental y Rusia, por lo que se llegó a conocer como la «pequeña Rusia» por los locales. El último ataque similar contra turistas en Hurgada fue en enero de 2016, cuando dos presuntos militantes de la rama local de Daesh apuñalaron a un grupo de turistas, dejando tres heridos.

Sin embargo, las calles flanqueadas de puestos con carteles en cirílico y restaurantes con menú en ruso se han mantenido prácticamente vacías tras la decisión del ejecutivo moscovita de cortar todos los vuelos con destino u origen en Egipto tras el atentado en noviembre de 2015 contra un avión ruso, que se saldó con más de 220 muertos. El atentado fue reivindicado por Daesh, cuya filial local opera principalmente en el Sinaí y ha atacado tanto a objetivos militares como religiosos, especialmente contra la minoría cristiana en el país.

Atentado en Guiza
Este último ataque en Hurgada, que todavía no ha sido catalogado como terrorista por las autoridades ni ha sido reivindicado por ningún grupo, tiene lugar apenas unas horas después de un atentado terrorista en Guiza, los suburbios de El Cairo, un tiroteo que se ha cobrado las vidas de cinco policías.

«Es injusto que por ciertos incidentes en el Norte del Sinaí, o en el Cairo, esa imagen de inseguridad nos afecte aquí. Es una zona perfectamente segura, aunque ya sabemos que en ninguna parte, tampoco en Europa, se puede estar a salvo (del terrorismo). Pero son muy injustas las recomendaciones negativas de viaje de las embajadas, aquí no suceden esas cosas», sostenía en declaraciones a ABC a principios de año el gobernador de la provincia del Mar Rojo en la misma Hurgada, con una economía muy vapuleada por el terrorismo./abc.es