Francia celebra el 14 de Julio en plena polémica por los recortes en Defensa

Emmanuel Macron celebrará el 14 de julio, fiesta nacional, acompañado de Donald Trump, sentados ambos jefes de Estado, con sus esposas, Brigitte y Melania, en el mismo lugar donde estuvo instalada la guillotina durante el Terror revolucionario de 1793, en la plaza de la Concordia, donde comienzan los Campos Elíseos.

Soldados norteamericanos desfilarán juntos a los soldados franceses, entre el Arco del Triunfo -construido para celebrar las campañas militares de Napoleón- y la plaza de la Concordia, donde también se encuentra la embajada de los EE. UU.

En esta ocasión, el desfile militar del día de la fiesta nacional es una encrucijada de conmemoraciones altamente simbólicas, con una “guinda” presupuestaria muy agridulce para los ejércitos y las fuerzas de seguridad del Estado, víctimas de recortes presupuestarios.

La presencia de soldados norteamericanos en un desfile militar francés recuerda el inicio de la participación de los EE. UU. en la Primera guerra mundial. La reconciliada pareja Macron - Trump desea ver un “símbolo” de una “unión eterna” entre París y Washington. En el terreno estrictamente nacional, este 14 de julio también recuerda y rinde homenaje a las víctimas del atentado terrorista del 14 de julio de 2016, en Niza, donde un asesino yihadista mató a 86 personas estrellando un camión alquilado contra la multitud que celebraba la fiesta nacional en el Paseo de los ingleses.

Al mismo tiempo, el azar del calendario presupuestario hace coincidir la fiesta nacional, este año, con el anuncio de recortes presupuestarios altamente significativos. Gérald Darmanin, ex portavoz oficial de Nicolas Sarkozy, ministro del presupuesto de Emmanuel Macron, anunció el martes 850 millones de recortes en el gasto del ministerio de Defensa y 526 millones de recortes en el gasto del ministerio del Interior. Recortes que serán efectivos a lo largo del próximo año.

En vísperas del gran desfile militar del día de la fiesta nacional, en los Campos Elíseos, el presidente Macron intentó “tranquilizar” a los ejércitos y las fuerzas de seguridad del Estado, inquietas ante el anuncio de unos recortes presupuestarios inesperados y de cierta envergadura. La grandilocuencia de la retórica emergente del presidente Macron, glosando los compromisos militares de Francia, en África y Oriente Próximo, no tranquiliza completamente a los militares, a quienes se anuncian unos inesperados recortes en los presupuestos de funcionamiento para el año que viene, en el marco de un ajuste de las cuentas públicas sencillamente indispensable, si el presidente Macron desea ser creíble ante los aliados europeos./abc.es
Comparte
Síguenos en Facebook