Horror/Tarija - Menores de entre 9 y 15 años en estado de ebriedad asaltan la casa de uno de ellos

El hecho sucedió en una vivienda ubicada en el barrio Panamericano, la denuncia la realizó la madre del chico de 15 años, una mujer de 47 años.


Cuatro menores de 15 a 9 años atracan la casa de uno de ellos

Un adolescente de 15 años, junto a otros tres menores de edad de 13, 12 y nueve años, atracó su propia casa, amedrentaron a su madre con un cuchillo, la golpearon con una piedra, pero fue frustrado a raíz de la denuncia de un vecino que convocó a las fuerzas policiales. Momentos más tarde los cuatro muchachos fueron aprehendidos. Todos se encontraban bajo influencia alcohólica. 

El subcomandante departamental de la Policía, Rommel Raña Pommier, fue el que dirigió las acciones para dar con los chicos, según su relato, el hecho sucedió en una vivienda ubicada en el barrio Panamericano, la denuncia la realizó la madre del chico de 15 años, una mujer de 47 años.

Contó que a las 16.30 aproximadamente, su hijo con iniciales A. E. F. junto a J. M. de 13 años, M R D  de 12 y M R T de nueve, ingresaron de manera violenta a su domicilio, con el uso de un cuchillo procedieron a intimidarla la agredieron con una piedra, le exigieron que les dé comida, dinero  y procedieron a sustraer algunas pertenencias.

A causa del barullo armado, un vecino llamó a Radio Patrulla 110 y en menos de cinco minutos se hicieron presentes efectivos de la Patrulla de Ayuda al Ciudadano, del equipo táctico policial Delta y de la Estación Policial Integral (EPI) de Los Chapacos, pero los menores de edad ya se habían dado a la fuga. 

A la cabeza del subcomandante, se procedió al rastrillaje por la zona, por el barrio Los Eucaliptos y a las 17.15 se procedió a la captura de dos menores de edad, el de 15 años y el de 13, sospechosos de la comisión del delito. Posteriormente, fruto de la información que dio la dueña de casa, se atrapó a los otros dos de 12 y nueve años.

Raña expresó su sorpresa porque uno de ellos fuera el hijo de la propia denunciante, por la participación de muchachos de tan corta edad, que estuvieran en estado de ebriedad y por el uso de la violencia para cometer el delito. 

“No puede ser que producto del consumo del alcohol un hijo intente sustraer las pertenencias de su madre mediante la violencia –dijo-, con el uso de un arma blanca, golpeándola con una piedra, en su propio domicilio y llama la atención que otros menores de 13, 12 y 9 años también sean parte de la comisión de este hecho ilícito”.

Después los muchachos fueron trasladados a dependencias de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, inicialmente a la División Propiedades; pero por su edad fueron derivados a la División Menores.

También se puso en conocimiento del Ministerio Público y con la presencia de funcionarios de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia fueron trasladados, a tres de ellos al Hogar Nueva Esperanza y uno al Centro de Reintegración Social “Oasis”.

Se tiene el antecedente que sobre uno de ellos pesaba una orden de aprehensión porque se había fugado del hogar antes mencionado./El País