Industriales advierten contracción económica

La Cámara Nacional de Industrias (CNI), en un análisis de los indicadores macroeconómicos oficiales, advierte signos de una contracción y desaceleración económica durante el primer semestre de 2017, como resultado de una tendencia marcada desde 2015, tras los récords históricos de bonanza. Déficit en la balanza comercial, déficit fiscal, caída en la liquidez del sistema financiero entre otros preocupan al sector productivo.

El presidente de la CNI, Horacio Villegas junto a personeros de esta entidad ofreció un análisis sobre la situación macroeconómica del país, en el que enfatizó en la necesidad de generar mejores condiciones para la inversión privada y la formalidad.

El asesor de Presidencia y Gerencia de la CNI, Hugo Siles, mencionó ayer con datos oficiales, que el primer componente de la desaceleración económica está referido al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), que refleja una tasa decreciente en los últimos tres años. "Está marcado con una línea roja, de 6.8% en 2013 a 4.3% en 2016, es una tendencia de la economía nacional que sigue en los últimos años", afirmó.

Explicó que el origen de la caída en los precios de los "commodities" redujo los ingresos de las fuentes externas y generó un déficit fiscal y déficit comercial en la economía en últimos tres años, con la consiguiente disminución en la actividad económica.

Después de 11 años de superávit comercial entre 2004 y 2014, citó que 2015 y 2016 se presentó déficit comercial y la proyección para este año es que se vuelva a registrar ese déficit. "En 2015 adviertan que es cuando se inicia la barra roja que alcanzó a $us 855 millones, el 2016 llega a $us 1.287 millones y a mayo el déficit alcanzó a $us 645 millones, superior al déficit comercial durante el periodo similar de la anterior gestión que fue de $us 555 millones", detalló.

En análisis de los industriales, el déficit comercial se traduce en la salida de dólares del país en lugar del ingreso de divisas, producto de la venta de bienes y servicios de Bolivia con mercados externos.

Balanza fiscal

La balanza fiscal es otro de los signos de la contracción económica en el análisis de los industriales. Cuando los gastos del sector público son mayores a los ingresos es cuando se genera ese déficit a partir de 2015 y que en el Presupuesto General del Estado también se estima que alcanzará a 6.5% este año.

"El déficit implica menor gasto público, tanto en consumo en bienes y servicios como en inversión pública. El Gobierno central, las gobernaciones, los municipios, las universidades disponen hoy de un menor nivel de recursos para consumir e invertir, lo que significa menores ventas de las empresas industriales como de otros sectores de la economía y menor capacidad de compra estatal", señaló.

Descenso en liquidez del sistema financiero

Otro de los signos de la contracción que experimenta la economía, es el descenso en la liquidez en el sistema financiero, advierte la CNI, tanto en bancos múltiples, Pymes y entidades financieras de vivienda.

"La diferencia entre depósitos y créditos se ha estrechado, ha caído, en 2015 la diferencia entre depósitos y créditos era de $us 4.884 millones, esta diferencia entre depósitos y créditos ha caído a $us 1.717 millones a junio de este año. Es una caída muy sustantiva entre los depósitos del público y los créditos que se está dando en el sistema financiero afecta a la economía boliviana", sostuvo el asesor.

Cuando la baja inflación "no es buena"

La inflación acumulada en los primeros seis meses llegó, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), a sólo el 0.14%, en relación a una inflación moderada registrada el 2010 del 7.1% y en 2016 de 4% es negativa en criterio de la CNI, pues muestra un congelamiento de la economía.

"¿Cuál es la interpretación de esta inflación bajísima, es que refleja el enfriamiento de la economía, existe una caída en la demanda de bienes y servicios de las empresas, que se refleja en la baja inflación, que desde el sector industrial estamos realizando", mencionó Siles al mostrar que incluso en abril la inflación fue de 0%.

Empleo y productividad

A pesar de la caída del desempleo a 2.3% el año pasado, para la CNI la preocupación mayor es la generación de empleo productivo y formal, con seguridad social a mediano y largo plazo y aportes para la jubilación.

"Sin embargo uno de los elementos centrales en el tema del empleo es la política de contratación de mano de obra. En material salarial los incrementos salariales anuales y el segundo aguinaldo que fueron aprobados por el sector público de forma inconsulta y sin coordinación con el sector privado, así como la política laboral inflexible de desvinculación laboral han afectado al sector productivo", señaló.

Siles dijo que los incrementos salariales tuvieron efecto directo en los costos de producción con pérdida de productividad y reducción en la competitividad de la industria nacional, frente a los productos que ingresan al país vía contrabando y también por importaciones.

Sin embargo, también hubo un reclamo por cómo el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), la Aduana Nacional, la Autoridad de Empresas y otras entidades del Estado ejercen cada vez mayor presión fiscal, tributaria y normativa sobre las empresas formales./ANF
Comparte
Síguenos en Facebook