Invierno ¿quién dijo que el frío mata la pasión?

Llegó el frío y crees que las bajas temperaturas no invitan a desvestirse, por lo que la pasión tiende a apagarse. No es cierto. Durante el invierno los niveles de deseo sexual son totalmente normales como en el verano. Lo que sí puede variar son las expectativas sicológicas en cuanto a la actividad sexual dadas las condiciones de temperatura física, que además establecen ciertas limitaciones, explica el sicólogo y sexólogo Hugo Alejandro Velarde Arteaga. 

“Los niveles de deseo sexual no tienen por qué alterarse. Dependerán de: expectativas acerca de la actividad sexual, de la temperatura física y de la subjetividad en cuanto a si las condiciones climáticas favorecen o no la actividad sexual (por ejemplo, en qué medida se limita la desnudez debido al frío), y cómo en cualquier relación de pareja el tono de la relación determina el tono de la actividad sexual”, señala el experto 

Hay quienes dicen que el invierno es la mejor época para tener sexo y otros, que actúa como un gran inhibidor. 

Una nota de Clarín da cuenta de que las mujeres por naturaleza sufrimos mucho más por las bajas temperaturas que los varones, entonces si estamos pensando en hacer el amor, la sensación del frío invadiendo nuestro cuerpo va a funcionar como distractor a la hora del encuentro íntimo y será un condimento negativo que habrá que evitar. En ese sentido, una de las recomendaciones es calentar el cuarto para generar un ambiente agradable que permita quitarse la ropa mucho más a gusto. 

Otro consejo es que debe ser aprovechado para hacer un striptease, e ir quitándose la ropa de abrigo poco a poco. También se puede subir la temperatura con una copa de vino o consumiendo chocolates. El invierno provoca permanecer más tiempo en la cama y hace que necesités más caricias y calorcito. Así que no pongás de excusa el frío y entregate a la pasión. Que las bajas temperaturas no afecten tu actividad sexual

La frecuencia
La frecuencia de la actividad sexual la establece la misma pareja, en función de satisfacer las expectativas de ambos. “Nadie puede decirle a cada persona la frecuencia ‘normal’, si no más bien los criterios son el nivel general de satisfacción sexual de ambos, lo cual no se limita a la sola frecuencia”, sostiene Velarde./El Deber
Comparte
Síguenos en Facebook