La oposición votará mañana simbólicamente contra Maduro

Los opositores venezolanos votarán mañana en un plebiscito simbólico contra el presidente Nicolás Maduro, en lo que anuncian como su ofensiva final después de casi cuatro meses de violentas protestas que profundizaron el caos y el conflicto político. 

Con un país a media marcha y sobresaltado por casi un centenar de muertes en ese tiempo, la oposición y el gobierno librarán un fuerte pulso a favor y en contra de la Asamblea Nacional Constituyente, una iniciativa de Maduro que echó leña al fuego. 

El gobierno, en plena campaña para la elección el 30 de julio de los 545 asambleístas, promueve la Constituyente como la única salida a la convulsión política y social y al colapso económico del país petrolero. 

"Ese día se define el destino de Venezuela. Vamos a la Constituyente para salvar a la patria de la agresión de los fascistas, los imperialistas y los violento”, afirmó el presidente socialista. 

Pero la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) considera la iniciativa un "fraude” con el que el oficialismo busca perpetuarse en el poder, tras 18 años de gobierno chavista. 

"Maduro quiere convertir a Venezuela en Cuba y no lo podemos permitir. Por eso este domingo debemos salir todos a votar”, exhortó Julio Borges, presidente del Parlamento, de mayoría opositora. 

Sin aval del Consejo Nacional Electoral (CNE), al que acusa de servir al gobierno, la MUD celebrará la consulta popular confiada en que voten millones para demostrar un contundente rechazo a la Constituyente. 

Ese día el gobierno le peleará la calle con un simulacro de la elección de la Constituyente organizado por el CNE, cuya presidenta Tibisay Lucena considera el plebiscito una marcha o barricada más.

 Votación atípica

En medio de la radicalización del conflicto, en ninguna de las dos votaciones participará la contraparte. Por tanto, ambos ganarán. La oposición, el chavismo crítico encabezado por la fiscal general Luisa Ortega y la Iglesia Católica rechazan la Constituyente porque se elegirá sin referendo previo y con un sistema de votación por sectores y territorios hecho, dicen, a la medida del gobierno. 

En su llamado a rebelarse contra lo que tilda de "dictadura”, la MUD ve el plebiscito como la "hora cero”, un detonante de la fase definitiva en la que espera sacar a Maduro del poder, con protestas masivas y simultáneas, o una huelga general. 

"Ya estoy harta, cansada de no conseguir comida, medicinas, el sueldo no me alcanza. Estamos luchando por el país que queremos”, dijo a AFP en una protesta una enfermera de 29 años, ocultando su identidad con un pañuelo en la boca. 

Respaldado por los poderes electoral y judicial y las Fuerzas Armadas, Maduro da por hecho que tendrá de su lado a un "suprapoder” que regirá Venezuela por tiempo indefinido, con facultad hasta para anular a un Parlamento opositor y a una Fiscalía rebelde. 
  
"Podemos estar molestos con la revolución por ciertas cosas que no están funcionando. Nos hemos dejado arrinconar por la derecha, pero vamos todos a votar porque somos revolucionarios”, señaló el dirigente juvenil Steven Márquez.

Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, señaló que en "estas dos votaciones atípicas no es importante por quién vote la gente, sino que voten”.

ONU insta  a respetar la consulta popular

La ONU instó   a Venezuela a respetar el plebiscito que la oposición quiere celebrar contra la Asamblea Constituyente convocada por el presidente Nicolás Maduro, una demanda que el representante venezolano ante la organización en Ginebra consideró "insólita”. 

"Naciones Unidas exhorta a las autoridades a respetar los deseos de quienes quieren participar en la consulta popular simbólica que organiza la oposición el domingo”, había dicho ante la prensa una portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Liz Throssel. 

Para el representante permanente de Venezuela ante la ONU en Ginebra, Jorge Valero, este llamado "pareciera avalar o respaldar la pseudo consulta”, cuya intención, dijo, "no es otra que conformar un gobierno paralelo al margen de toda legalidad”. 

"La figura plebiscitaria no está contemplada ni en la Constitución ni en ningún otro instrumento legal”.

 La oposición venezolana convocó  un plebiscito para que la ciudadanía exprese si está de acuerdo o no con la Asamblea Constituyente propuesta por el presidente Maduro para reescribir la Carta Magna. El diputado opositor Freddy Guevara calificó la consulta popular como "el acto de desobediencia civil más importante de la historia de Venezuela”./AFP