Murió Gladys Rivero de “Alma de Niño”

“Siempre lo digo. Tienen que dedicarse a la profesión con más cariño y tiempo, ése es el único secreto para mejorar la educación en el país”. Ésta fue la última recomendación pública a los profesores de parte de Gladys Rivero de Jímenez, la educadora que ayer partió a la eternidad.

La profesora, que cumplió 95 años el 5 de mayo pasado, fue condecorada en 2014 con el Cóndor de los Andes en el grado de Caballero, la máxima distinción que otorga el Estado boliviano a sus ciudadanos. En esa oportunidad y discurso de circunstancias, la educadora dijo que “ésta es la culminación de mi trabajo y mi carrera en la educación. Doy gracias a Dios, que me ha bendecido con este premio, siendo la primera maestra que lo recibe”.

Gladys Rivero fue escritora y docente. Fueron sus dos facetas públicas más conocidas. En la primera, su libro “Alma de Niño” se convirtió en texto escolar de lectura obligatoria en escuelas del país. En el segundo aspecto, hizo una guía para los maestros que indica, por ejemplo, que durante los dictados deben pronunciar enfáticamente los sonidos de las letras para fomentar la buena ortografía del alumno.

Una vez aprobado este método, la Unesco creó la Escuela Piloto Naciones Unidas en La Paz, donde tuvo la oportunidad de aplicar su teoría, activa en el campo educativo.

A pesar de haberse jubilado en 1975 como profesora didáctica especial de la Normal de La Paz, nunca dejó de escribir libros para ciclo primario./Los Tiempos