Reducción de incentivos amenaza a energía solar

Los costos de energía solar continúan cayendo, alcanzando recientemente a menos de 3 centavos / kWh, en algunas partes del mundo. La reducción de incentivos y restricciones de la infraestructura eléctrica existente podrían obstaculizar la expansión futura del sistema, señala una nota de la revista de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía, Petróleo y Gas.

El crecimiento ha sido impresionante y parece probable que continúe. La Alianza Solar Internacional ha establecido un objetivo de al menos 3.000 gigawatts (GW), o tres terawatts (TW) de capacidad de energía solar adicional, en 2030, por encima de la actual capacidad instalada de alrededor de 300 GW.

SUBESTIMACIÓN

Sin embargo, algunos expertos creen que incluso las proyecciones más optimistas han subestimado el despliegue real de la energía solar, en la última década, arguyendo que el potencial anual solar excede con mucho el consumo de energía del mundo.

A mediados de abril, científicos del Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL) del Departamento de Energía de Estados Unidos, sus contrapartes de institutos similares en Japón y Alemania, junto con investigadores académicos e industriales, esbozaron el potencial para producir una parte significativa de la electricidad del mundo, a partir de la energía solar.

En un nuevo documento científico-Terawatt-Scale Photovoltaics: Trajectories and Challenges, publicado por la Alianza Global de Institutos de Investigación de Energía Solar (GA-SRI), se destaca que 5-10 TW de capacidad fotovoltaica para el 2030 es realista.

AMENAZAS SOLARES

Si bien la energía solar tiene un futuro brillante, hay varias amenazas a su desarrollo, aparte de una serie de desafíos a superar, sí se quiere alcanzar su potencial de despliegue completo.

El Consejo Mundial de la Energía lanzó el año pasado su estudio World Energy Resource (WER), y mencionó algunos hallazgos en el informe específico sobre la energía solar, señalando que los incentivos gubernamentales para el sector se están reduciendo gradualmente en los mercados maduros y que es necesario un nuevo diseño del mercado de la electricidad, así como de elaborar nuevos métodos de financiamiento de proyectos, en ausencia del apoyo gubernamental.

Zulandi Van der Westhuizen, director de Escenarios y Recursos del Consejo Mundial de la Energía, advirtió que el impacto de la reducción de incentivos gubernamentales fue más evidente en los mercados de Europa y en algunos estados en los Estados Unidos.

“La escalada comenzó hace varios años, en países como España, Italia, Reino Unido y Alemania, algunos con reducciones de incentivos y otros recortando los subsidios y el gasto público”, expresó.

SEÑAL POSITIVA

Si bien esta es una señal positiva, ya que muestra que la energía solar es capaz de estar de pie sobre sus propios pies, al mismo tiempo desalienta la inversión. Según REN21, un grupo de organizaciones gubernamentales e industriales que hace seguimiento a esta industria, la inversión en energía renovable (eólica y solar) en Europa cayó de $us 120.700 millones en 2011 a $us 57.500 millones en 2014.

“Hubo la reducción del 65% en los incentivos gubernamentales pagados a los productores del Reino Unido”, puntualizó Van der Westhuizen. “Pero lo más perjudicial fue el corto plazo, entre el anuncio de los recortes y la implementación. Esto creó inestabilidad en el mercado y envió una señal negativa [a los inversores], especialmente porque la naturaleza de la inversión en energía es a largo plazo”.

En consecuencia, los mercados tendrán que buscar métodos de financiación que no estén dirigidos por gobiernos. En los países "maduros", los modelos basados en el mercado se vuelven más significativos. En los países en desarrollo y en los hogares rurales, se necesitan cosas como la financiación al consumo, el arrendamiento financiero y las empresas de servicios energéticos.

INFRAESTRUCTURA

NECESARIA

WER Solar 2016 también declaró que la infraestructura eléctrica existente, especialmente en países con mercados jóvenes, podría obstaculizar aún más la expansión de la capacidad solar.

Las infraestructuras de red existentes no tienen ni la capacidad ni la flexibilidad suficientes para manejar la creciente afluencia de energías renovables variables, como la eólica y la solar. Alemania es un buen ejemplo, donde las industrias consumidoras de energía pesada en el sur corren el riesgo de tener escasez, ya que no hay suficiente capacidad de red para transmitir energía eólica desde el norte.

“En primer lugar, la red no puede acomodar capacidad adicional o cargas que vienen de 10 o 20 sitios diferentes, al mismo tiempo, y segundo, no puede manejar la inestabilidad”, explicó Van der Westhuizen.

Bolivia

Bolivia ha incursionado en la generación solar, en el norte del país, y hay nuevos proyectos para invertir en similares iniciativas, pero la merma de ingresos por concepto de la venta de gas hace que la situación se complique, hasta el punto que tuvieron que incrementar la tarifa de electricidad para que sea sostenible la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE). Así lo dijeron las autoridades respectivas, inclusive el Vicepresidente./El Diario