Surgen críticas a la Policía por su falta de especialización

Reaccionaron rápido. La Policía llegó a la firma Eurochronos cinco minutos después del pedido de auxilio del uniformado que brindaba seguridad al lugar, frustró el atraco, pero su actuación es observada por expertos en seguridad ciudadana y excomandantes de la institución. 

El coronel Juan Carlos Ramos, que fuera comandante de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen hasta diciembre último, explica que una situación de rehenes tiene un protocolo policial y, por no haber estado en la escena del crimen, prefiere no opinar al respecto. Sin embargo, pide no caer en la trampa de creer que se trata de un problema de seguridad ciudadana, sino que precisa que este es un problema de manejo de información criminalística. “Este tipo de crímenes no se combate con patrullaje, sino con comunidad de inteligencia”, aclara. Considera que este atraco debió ser previsto, que sus colegas debieron estar alertas después de un secuestro y el atraco al camión del dinero de hace cuatro meses. “Hay gente que sabe qué está pasando y no está haciendo nada”, dijo. 

Jéssica Echeverría, abogada penalista y exparlamentaria, cree que el problema es que la Policía no se ha dado cuenta de que está frente a la mayor banda delincuencial de Brasil, no frente a ladrones de mochila. Asegura que en Brasil se sabe que el Primer Comando de la Capital no solo controla el narcotráfico en su país, sino que también tutela las mafias de droga de Bolivia y Paraguay. Además, hay reportes de que ha comenzado a mover droga entre la Chiquitania y Paraguay, poniendo en operación sus células de asalto a joyerías y a blindados. 

El exfiscal de materia Joadel Bravo añadió que en Bolivia hay límites legales para combatir este tipo de crimen, como el pago a informantes y la reducción de pena a los delatores. 

En este sentido, el general retirado Freddy Soruco, que considera que la Policía actuó de forma correcta dadas las circunstancias, cuestionó la falta de seguimiento al delincuente recientemente liberado en La Paz.
“Hay que formar grupos especiales, grupos de inteligencia que tengan información. Para eso se necesitan informantes y plata”, explicó.

En construcción

Carlos Romero, ministro de Gobierno, explicó que se trabaja en un sistema de inteligencia trinacional, con participación de policías de Bolivia, Perú y Brasil, pero que se ha demorado por la inestabilidad política que sufre Brasil, que en los últimos 10 meses ha tenido cuatro ministros de Justicia, de quien depende la Policía. 

Para no depender de un cargo político, Romero solicitó a Brasil que designe a cuatro enlaces, policías de alto rango, para coordinar acciones en puntos clave (Santa Cruz de la Sierra, Puerto Suárez, Guayaramerín y Cobija). Con ellos se podrá intercambiar información estratégica, hacer seguimiento a delincuentes brasileños, y coordinar operativos. Admite, eso sí, que todo esto se está dando en cámara lenta por la inestabilidad política.
El coronel Ramos, sin embargo, considera que se podría hacer más desde Santa Cruz y asegura que en los últimos meses los sistemas de inteligencia policial fueron “hechos flecos” por los cambios. 

Otro de sus colegas que dirigió instituciones policiales y que estuvo en servicio por 32 años, pero que prefiere mantener el anonimato, criticó el operativo en sí.
Observa demasiada improvisación, aunque no culpa de ello a los uniformados, sino a las políticas de rotación permanente en la Policía, que evita que haya especialistas en cualquier tipo de operación policial. “A ver, vaya al Comando y pida que le presenten a un experto en negociación en condiciones de rehenes. Yo no conocí a ningún camarada que hubiera hecho cursos de especialización ni que sea sicólogo. O mejor, pida que levante la mano el que sea francotirador certificado. Necesitamos que nos especialicen”, dijo. En ese punto también coincidió el excomandante Rolando Fernández, que reclamó mayor especialización. 

Vulnerables

Para el criminalista Paúl Méndez, el panorama se completa con la deficiente seguridad de los lugares en los que se manejan muchos activos. Sin embargo, Ramos lo considera relativo, que este tipo de atracos se da en sociedades que invierten mucho más en seguridad y cree que los que deben reaccionar son los cuerpos policiales con una mejor investigación.

Anoche, fuentes judiciales informaron de que el 20 de julio partirá un grupo de policías a Brasil para especializarse en el tratamiento de estas organizaciones criminales. El viaje estaba previsto antes del atraco./El Deber
Comparte
Síguenos en Facebook