Conamype se niega a dialogar con ropavejeros

El presidente de la Confederación Nacional de Micro y Pequeños Empresarios (Conamype), Humberto Valdivieso, informó ayer que el sector que representa no dialogará con los vendedores de ropa usada para consensuar el proyecto de asignación de competencias.

Valdivieso, que participa de una marcha que partió el lunes de Patacamaya y llegó ayer a El Alto, manifestó que el Gobierno no tiene por qué dialogar con gente que trabaja de forma ilegal.

“Nosotros no nos podemos sentar con los que venden o comercializan la mercadería ilícita en el país (…) porque no se sienta el Ministro de Gobierno a dialogar con los de la 1008”, afirmó.

Las declaraciones surgen después de que, el pasado martes, el presidente de la Comisión de Economía Plural de la Cámara de Diputados, Ignacio Soruco, indicara que el proyecto de ley se discutiría con las empresas grandes, con las microempresas y con los vendedores de ropa usada.

Alrededor de 60 marchistas llegaron ayer hasta la extranca de Senkata, en El Alto. Ahí se tenía previsto pasar la noche e iniciar una marcha masiva rumbo a Palacio de Gobierno hoy.

Valdivieso explicó que si bien hay acercamientos con el Gobierno, no se asumió decisiones y sólo se solicitó la reunión con representantes de cinco carteras del Estado.

Para hoy está previsto que ingrese una marcha masiva al centro de la ciudad de La Paz. De forma paralela, se realizarán manifestaciones de los gremiales en las ciudades del eje troncal.

El proyecto de ley de asignación de competencias para el control de la venta de ropa usada define a las alcaldías como entes a cargo de este trabajo.

Según Valdivieso, el contrabando genera el cierre de 10 microempresas al día. En cada unidad de producción existen alrededor de cinco personas. La pérdida económica para el sector es de 40 millones de dólares al año.

Comparte
Síguenos en Facebook