“El Mallku” al Gobierno: “Tendrán que construir un campo de concentración” para anular la protesta

La Paz, ANF.- La situación en la localidad paceña de Achacachi cambia de gris a oscuro porque sus habitantes no muestran la más mínima intención de renunciar a sus exigencias: la liberación de sus dirigentes y la renuncia del Edgar Ramos, alcalde de aquella localidad al que acusan de haber incurrido en actos de corrupción en su gestión.


P U B L I C I D A D 
 
Para alcanzar aquellos objetivos, el responsable del comité de movilizaciones, Felipe Quispe “El Mallku” señaló que hará falta que el gobierno central construya o habilite un campo de concentración en la que recluya a todos los comunarios que participan de las protestas.

“Que nos lleven a todos a la cárcel. Van a tener que construir un campo de concentración porque (Hugo) Banzer tenía eso en el cuartel de Viacha y esas mismas prisiones podrían habilitar. Ahí podríamos estar todos los presos políticos por reclamar nuestros derechos, por oponernos, por pedir un informe a un alcalde que ha manejado mal el pueblo de Achacachi”, señaló en contacto con radio Panamericana.

El miércoles se cumplió la segunda jornada de movilizaciones en la que los pobladores de Achacachi decidieron masificar su protesta con el bloqueo de caminos que no solo se cumplió en el ingreso de su pueblo, sino también en distintos puntos de la carretera hacia Copacabana como el cruce a Peñas y el cruce a Pucarani.

Debido al perjuicio que se provocó por la suspensión de los viajes a Copacabana y poblaciones aledañas, el Gobierno envió un contingente policial que llegó hasta el sector y tuvo que recurrir al uso de agentes químicos al verse rebasados por los pobladores que intentaron cercarlos. Debido a ello, los efectivos tuvieron que replegarse mientras que los movilizados retornaban al bloqueo.

Elsner Larrazabal, presidente del Comité Cívico de Achacachi, reiteró que la lucha continuará en busca de la liberación del presidente de la Fejuve, Esnor Condori, y de los profesores Gonzalo Layme y Pastor Salas, quienes permanecen en la cárcel acusados de promover la quema de la casa del alcalde Ramos y otros hechos vandálicos en febrero pasado.

“Nosotros seguimos aquí, nos vamos a quedar en el cruce a Pucarani. No vamos a abandonar el lugar porque eso hemos determinado hasta resolver el problema de Achacachi”, dijo.

El cívico explicó que pese a que el alcalde de Achacachi reiteró que no va a renunciar a su cargo, se va a seguir con esa exigencia dado que existen “muestras evidentes” de que la autoridad edil cometió actos irregulares en su gestión.

“Doy dos ejemplos: un maquillaje de obra está en la plaza Eduardo Abaroa de Achacachi, tres letrinas para varones y tres para mujeres, medio millón cuesta esa obra. Hay un portón municipal de seis columnas a la altura del regimiento Ayacucho y cuesta 470.000 bolivianos”, agregó.

Los movilizados ya anunciaron que no van a dar brazo a torcer y decidieron incluso pernoctar en los puntos de bloqueo. Además, Larrazabal informó que recibieron el apoyo de las autoridades originarias de las provincias de Los Andes, Sorata y Omasuyos, quienes posiblemente instruyan más bloqueos a sus sectores.

“Se están sumando a nivelo provincial incluso, era decisión de los hermanos si van a tomar acciones iguales a las que ha asumido Achacachi. Hoy estaban autoridades a nivel provincial, ponchos rojos han llegado y se están sumando a nuestra lucha”, aseveró.

La situación se pone más tensa con el paso de las horas y, según lo expuesto, no existen muestras de disposición para el diálogo ante las últimas declaraciones del Gobierno que catalogaron de “movilización política” a las protestas de Achacachi y de “político fracasado” al “Mallku”.

Fuente: 
Comparte
Síguenos en Facebook