El último sueño de un enfermo terminal y padre de 6 hijos, la historia que conmovió a Australia

La historia conmovió a Australia. Ash Hunter era un joven humilde al que le detectaron un cáncer fulminante en sus nódulos linfáticos. Mientras la enfermedad avanzaba, Ash quiso cumplir un último sueño: casarse con Renae, la mujer de su vida, con la que había postergado el casamiento una y otra vez por los embarazos que se sucedieron y los hicieron padres de seis hijos.

P U B L I C I D A D 
 

Sin dinero para el enlace, Renae abrió una petición de donaciones en la web GoFundMe, en la que contó su historia.

"Hola. Mi nombre es Renae y estoy comprometida con el hombre de mis sueños, Ash, con el que tenemos 6 hijos y uno más en camino. 

Nuestras vidas iban de maravillas y no podíamos ser más felices hasta que un día a Ash le diagnosticaron cáncer en sus nódulos linfáticos bajo un brazo. Lo operaron y le hicieron radiación. Pensamos que estaba bien… pero un mes después le dijeron que se había extendido a sus pulmones y su flujos sanguíneo. Estábamos devastados… ", contó


En pocos días, un fotógrafo, un camarógrafo de video, un florista, un modista y muchas otras personas ofrecieron su trabajo gratuito y se fijó la fecha de la boda para el 27 de agosto.

Pero surgió un nuevo contratiempo.

Uno de los tratamientos experimentales que estaba probando Ash para prolongar su vida le llenó de fluidos sus pulmones y debió suspenderlo. Fue entonces que su cáncer se desperdigo por su cuerpo rápidamente.

Los médicos le advirtieron que no le quedaba mucho tiempo.


El hospicio en el que estaba internado pidió entonces la ayuda de la Iglesia local y en cuatro hora organizaron la boda, que se llevó a cabo en los jardines del hospicio. Ash, que ya se movilizaba en una silla de ruedas, pudo ponerse de pie durante unos segundos en el altar, mientras recibía oxígeno por un tubo.




Tres días después de la boda, Ash murió.

"Ash la peleó hasta el final y no quería que su familia se preocupara", le contó Renae al Daily Mail de Australia. "Era una persona extraordinaria, un compañero y y un padre que vivía para sus hijos. Nuestras vidas nunca serán iguales. El no podrá ver los cumpleaños, los primeros días en la escuela, las graduaciones y los casamientos de sus hijos. Lo echaremos de menos siempre".




La página web en GoFundMe sigue recaudando dinero para pagar el funeral de Ash y asyudar a su familia.

Comparte
Síguenos en Facebook