Estados Unidos ante la ONU: "El tiempo para dialogar con Corea del Norte se ha terminado"

El gobierno de los Estados Unidos advirtió el domingo que el "el tiempo para hablar ha terminado", con respecto a las crecientes tensiones con Corea del Norte, y aseguró que "no tiene sentido" realizar nuevas reuniones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para solucionar el problema.

Las declaraciones de Nikki Haley, embajadora de Washington ante el organismo internacional, se dan luego de la prueba de armas de Pyongyang realizada el viernes, en la que se testeó un misil intercontinental (ICBM) que según algunos expertos podría incluso alcanzar Nueva York.

"Una nueva resolución del Consejo de Seguridad que no aumente significativamente la presión internacional sobre Corea del Norte no tiene valor", dijo Haley en un comunicado. "Envía un mensaje al dictador norcoreano de que la comunidad internacional no está disponible a desafiarlo seriamente", agregó.



La alta diplomática también apuntó a China para que decida "si está dispuesta a tomar este camino vital".

"El tiempo para el diálogo ha terminado", aseguró.

Estas declaraciones podrían significar que Estados Unidos ha perdido la paciencia con Corea del Norte, especialmente debido a que el reiciente misil "es una amenaza tangible a la seguridad nacional del país", dijo Jeung Young-Tae, director de estudios militares en la Universidad Dongyang de Corea del Sur, a la agencia AFP.

"Washington no le ve ahora el sentido a las negociaciones, que sólo permiten que Pyongyang gane tiempo para sus programas de armas", señaló el analista, que destacó el riesgo de una acción militar unilateral de Estados Unidos, "nos guste o no".

Por otro lado el experto en control de armas, Jeffrey Lewis, advirtió que "el tiempo para lanzar una guerra preventiva es antes de que logren armar un ICBM con una ojiva nuclear", según dijo a la cadena CNN.

Una perspectiva de guerra que en palabras del mismo secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, resultaría en una "tragedia en una escala inimaginable".

El presidente Donald Trump se refirió al tema en su cuenta de Twitter, donde dijo estar "decepcionado" con China por no unirse a sus esfuerzos para contener al régimen de Kim Jong-un.



"No hacen nada por nosotros con Corea del Norte, sólo hablan. No permitiremos que esto continúe. ¡China podría resolver el problema fácilmente!", señaló.

Las declaraciones de Trump fueron apoyadas por el presidente japonés, Shinzo Abe, quien se unió al gobierno estadounidense para señalar que "Corea del Norte es una amenaza directa, seria y grave" para ambos países.

Por su parte China respondió con un comunicado de su ministerio de Exteriores en el que recordó que la "cuestión nuclear" de Corea del Norte no es la sola responsabilidad de China.


"Una solución al problema requiere de los esfuerzos coordinados de todas las partes y todas las partes deberían reconocerlo", señaló.

Los ensayos de misiles balísticos del régimen norcoreano han venido en aumento en cantidad y en calidad desde principios de este año, tras un 2016 marcado por dos pruebas nucleares exitosas.

El prospecto de que la errática y hermética nación desarrolle armas nucleares capaces de llegar a diferentes lugares del planeta ha derivado en una escalada de tensiones sin precedentes con la comunidad internacional, especialmente con Estados Unidos, Japón y Corea del Sur./Infobae