FAM pide flexibilizar requisitos para los municipios pequeños

Lidia Mamani /La Paz
La Federación de Asociaciones Municipales de Bolivia (FAM) demandó ayer al Gobierno que flexibilice los requisitos para que las alcaldías pequeñas puedan acceder a créditos del Gobierno para ejecutar proyectos paralizados.

"Saludamos la decisión del Presidente (Evo Morales), pero pedimos que se viabilicen estos fideicomisos principalmente para los municipios que tienen habitantes por debajo de los 20.000, hecho que ocasiona que la capacidad de endeudamiento sea un limitante para acceder a los recursos”, anticipó ayer el vicepresidente de la FAM, Hugo Valverde.

Según el representante, entre las alcaldías que no pudieron contar con los recursos están municipios del valle cruceño como Moro Moro, además de otros que están en departamentos de Potosí, Oruro y Chuquisaca, donde hay poblaciones de entre 7.000 y 15.000.

"Para ellos es más complicado porque deben demostrar su capacidad de endeudamiento”, dijo.

Por el aniversario del 6 de agosto, el presidente Morales anunció que el Gobierno dará créditos a las gobernaciones y alcaldías con el fin de que puedan financiar obras que fueron postergadas ante la caída del precio internacional del petróleo.

Por ejemplo, citó que a gobiernos municipales que tienen 11 concejales, ya sean ciudad capital del departamento como intermedias, se les garantizará el 50% de préstamo para obras postergadas.

Por primera vez, mediante la Ley 742, del 30 de septiembre de 2015, el Ejecutivo autorizó al Ministerio de Planificación del Desarrollo a constituir un fideicomiso en calidad de fideicomitente por un monto total de 3.180 millones de bolivianos, administrados por el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR).

El objetivo es evitar la paralización de la gestión ante la eventual reducción de ingresos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), a raíz de la baja del precio del petróleo, registrado desde junio de 2014 cuando cotizaba por encima de los 110 dólares el barril y que luego alcanzó 45 dólares en promedio.

Según Valverde, las regiones que más sienten la reducción de ingresos, principalmente por el efecto del IDH, son los no productores de recursos hidrocarburíferos.

Es el caso del valle cruceño, donde se dedican a la producción de hortalizas y frutas para abastecer a Santa Cruz y Cochabamba, se pospuso obras de agua potable, alcantarillado y otros.

El secretario de Gestión e Infraestructura Pública de la Alcaldía de Oruro, Carlos Delgado, anticipó que solicitarán al menos 50 millones de bolivianos de crédito al Gobierno.

"Acogemos con agrado esa propuesta del Gobierno central (...) necesitamos un poco más de 50 millones de bolivianos para una cobertura de accesibilidad y ofrecer calidad de vida en las más de 200 nuevas urbanizaciones que emergieron estos últimos 10 años en Oruro”, dijo según ABI.

Informó que Oruro tiene un programa único en el país denominado Avance de Obras, que generó empleo para más de 1.500 obreros y la oferta gubernamental puede mejorarlo a través del programa.