Fe y devoción en fiesta de Urkupiña

Cochabamba.- Fe y devoción; además de coloridos trajes lucieron más de 30 mil fraternos ayer, en la Entrada Autóctona, en el marco de la festividad de la Virgen de Urkupiña, uno de los eventos culturales y religiosos más representativos y esperados de Bolivia.

La actividad, una de las más importantes de la celebración, contó con la participación de unas 50 fraternidades.

JORNADA

Desde las siete de la mañana de ayer comenzaron los actos centrales. La Gobernación de Cochabamba junto al Ministerio de Trabajo dispusieron tolerancia para ayer, lunes, 14 de agosto, y horario continuo para el 16, con el fin de que la población pueda asistir a la festividad.

La Policía desplegó 7.200 efectivos por día, pero además se realizaron operativos de control en locales de expendio de bebidas alcohólicas, alojamientos y otros lugares.

RETRASO

Según informó el periódico local Los Tiempos en su versión digital, Quillacollo fue de atención porque reunió a una gran cantidad de personas que llegan desde diferentes puntos del país y el exterior para disfrutar de la entrada folklórica en honor a la Virgen de Urkupiña.

Esta tradicional actividad estaba programada para las 9.30 pero recién inició una hora después debido a problemas de organización entre las fraternidades y la Alcaldía.

Las principales autoridades llegaron al palco oficial luego de la procesión hacia el templo. En ese momento no hubo mucha presencia en las graderías, pero en horas de la tarde los espacios quedaros copados.

Por otro lado, el movimiento comercial fue intenso en las calles aledañas y plazas de este muncipio.

Según datos de la Alcaldía de Quillacollo, la festividad generó el año pasado un movimiento de alrededor de 1.150.000 bolivianos, cifra que superó a lo recaudado en 2015 cuando se obtuvo 900 mil bolivianos.

ENTRADA AUTÓCTONA

Cerca de 8.000 bailarines rindieron su homenaje a la Virgen de Urkupiña en la entrada autóctona el domingo. El paso de las agrupaciones se caracterizó por la recuperación de instrumentos, danza y vestimentas originales de las comunidades que en un pasado llegaban al Calvario para expresar su fe y devoción.

El vicepresidente de la Asociación de Danzas Autóctonas, Juan de Dios Espinoza, informó a Los Tiempos que se contó con la participación de alrededor de 60 agrupaciones que llegaron de todo el país: La Paz, Potosí, Sucre, entre otros. Asimismo, se contó con la participación de una fraternidad de Perú y tres de Brasil, las cuales exhibieron sus danzas típicas.

Algunas de las comunidades llegaron desde Tapacarí, Ayopaya e Independencia. Los participantes mostraron su mejor vestimenta y bailaron al son de la tarqueada, moceñada, pujllay y otros.

“Esto es más improvisado. Es una expresión de fe que rememora la antigua costumbre en la que las comunidades de todo Quillacollo llegaban hasta el Calvario para hacer q’oas y bailar para la virgen. Esto se perdió en los años 60 y 70, porque fuimos relegados por la entrada folklórica. Pero, en 2000 decidimos hacer la entrada autóctona y ya vamos 17 años”, recordó Espinoza.

El recorrido comenzó al promediar las 14.30 con algunos baches. De manera preliminar se tuvo una misa en la ermita, la típica q’oa y el apthapi para dar inicio con las danzas. El último grupo partió al promediar las 22.00.

Se observó bastante creatividad de las comunidades que incluso se disfrazaron de animales de sus regiones. Sin embargo, se observó poco control municipal, los visitantes posicionaban sillones en las puertas de su casa y vendían los puestos a 10 bolivianos sin permitir el paso peatonal. Además, se registró bastante consumo de bebidas alcohólicas de parte de los espectadores y algunos bailarines.

Para mañana se realizarán misas a cada hora desde las 6.00. Se ultiman los detalles para la central que será a las 11.00. El miércoles se llevará a cabo la peregrinación para culminar en el calvario. (Los Tiempos)

Comparte
Síguenos en Facebook