Jubileo alerta que 15 de las 100 áreas para YPFB están sobrepuestas a parques naturales

(ANF).- En su informe Industrias Extractivas en Bolivia, la Fundación Jubileo alerta que de las 100 áreas reservadas a favor de YPFB, aproximadamente 15 están sobrepuestas a parques naturales y áreas protegidas (AP), lo cual ha derivado en conflictos sociales vinculados al rechazo al impacto ambiental y a las disputas por regalías.


“La sobreposición de áreas de exploración con parques naturales provocó dos tipos de conflictividad social: un primer problema se relaciona con la oposición a la exploración por los impactos ambientales que puede generar en zonas tan sensibles como parques naturales (…). El segundo es por disputas entre municipios y gobernaciones por una mayor participación en la renta petrolera futura”, señala el documento. 

El estudio cita como ejemplo de conflicto social, derivado del rechazo de las actividades hidrocarburíferas por los impactos ambientales, como lo que sucede en Tarija con la sobreposición entre el área de exploración San Telmo y la Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquía, donde el Gobierno pretende acelerar la exploración y posterior explotación.

En cuanto a las disputas entre municipios y gobernaciones por una mayor participación en la renta petrolera futura, Jubileo menciona los conflictos entre municipios y la Gobernación de Tarija, en el que los primeros reclaman una transferencia directa de recursos por regalías, o también el reclamo de El Chaco chuquisaqueño del 50% de participación en regalías departamentales sin ningún criterio de planificación o solidaridad con zonas no productoras.

Sin embargo, la Fundación Jubileo advierte que el Gobierno conocedor de este tipo de conflictos por sobreposiciones ha motivado que en mayo del año 2015 el Poder Ejecutivo emita el Decreto Supremo 2366 que autoriza actividades de exploración en dichas Áreas Protegidas. 

“Esta política no es nueva ni refleja un cambio repentino en la política hidrocarburífera del país, puesto que la ley de Hidrocarburos 3058 ya preveía esta posibilidad, aspecto que saca a relucir la mentalidad rentista arraiga en la población boliviana”, apunta el estudio.

Jubileo señala que si bien la tecnología empleada para las actividades de exploración hidrocarburífera ha avanzado mucho en las últimas décadas y hoy es posible aminorar el impacto ambiental que suponen estas actividades, no se puede negar que haya una afectación, por lo que es necesario contar con una reglamentación que regule el desarrollo de estas actividades en parques nacionales o AP.

“Luego de dos años de espera aún no se cuenta con esa anunciada norma muy a pesar de las presiones existentes para avanzar en la exploración en el área de San Telmo o también en el Bloque Azero, este aspecto pone en riesgo los parques naturales pues eventualmente podría iniciarse la actividad exploratoria sin esta norma que garantice el uso de mejores tecnologías que permitan una menor afectación ambiental”, menciona el documento.

Fundación Jubileo considera que en las áreas en las que existe sobreposición se debería delimitar nuevamente afín de que éstas queden fuera de los parques naturales. Aparentemente esto es lo que estaría sucediendo con el área de San Telmo que recientemente ha sido dividida en dos partes mediante el DS 3107; sin embargo, resta aún comprobar la cercanía que ambas tendrían a la Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquía.

“Del mismo modo se recomienda priorizar las actividades exploratorias en las 85 áreas que no están sobrepuestas o cercanas a parques naturales antes de intentar explorar en estas zonas de alta sensibilidad social y ambiental”, sugiere Jubileo en su estudio.