Juez dicta detención domiciliaria para dos profesores de Achacachi

La justicia determinó este martes la detención domiciliaria para Gonzalo L. y Víctor S., dos profesores de Achacachi, en el departamento de La Paz, detenidos el pasado viernes. Son acusados de haber cometido delitos cometidos en aquella localidad en febrero pasado cuando se desató un escenario de violencia entre comunarios y vecinos a raíz de cuestionamientos a la gestión del alcalde Édgar Ramos.

"El suscrito juez dispone (...) la aplicación de medidas sustitutiva a la detencion ordenándose, con relación a Gonzalo L. la detención domiciliaria (...) y para Víctor S. también la detención domiciliaria", dijo el juez Celso Villalobos, aproximadamente a las 00.30, tras más de ocho horas de audiencia cautelar en el Tribunal Departamental de Justicia (TDJ).

La resolución judicial establece también que ambos maestros gozarán de un permiso laboral de 07.00 a 17.00, deberán presentar dos garantes solventes, tendrán arraigo y están prohibidos de asistir a reuniones. Ambos cumplirán su detención domiciliaria en Achacachi.

Gonzalo L. y Víctor S. fueron aprehendidos el pasado viernes y fueron vinculados con los hechos de violencia de febrero pasado cuando una protesta de comunarios terminó con la quema de la vivienda y vehículo del alcalde Ramos, quien es acusado de irregularidades en su gestión.

Tras conocer la determinación, Pedro Villca, secretario General de la Federación de Juntas Vecinales de Achacachi informó que se mantendrá la vigilia que instalaron los vecinos en las calles Genero Sanjinés y Potosí. Anunció que los vecinos asumirán medidas de presión "hasta las últimas consecuencias".

"Estamos muy dolidos, a nuestro hermanos los han tratado como ladrones. No estamos conformes con esa detención domiciliaria, nosotros exigimos la liberación pura y simple", afirmó el dirigente vecinal.

La audiencia cautelar fue aplazada en dos ocasiones a razón de que el juez Jorge Gutiérrez se excusó el domingo en la mañana de tratar el caso en medio de una vigilia instalada en afueras de las instalaciones judiciales, por lo que la decisión sobre los maestros  volvió al juez primero de Instrucción cautelar de La Paz, Román Castro, quien se declaró incompetente a pesar de haber rechazado una acción de libertad a favor de los acusados.

En la antesala de la audiencia, el Gobierno advirtió que la presión de los vecinos de Achacachi condiciona la labor de los administradores de Justicia. /La Razón