La FAB estima $us 250 millones para adquirir seis aviones caza

La Fuerza Aérea Boliviana (FAB) espera adquirir al menos seis nuevas aeronaves de entrenamiento y combate con un monto aproximado de 250 millones de dólares. Sus últimos aviones caza T-33 dejaron de operar ayer después de 44 años de uso.

"Hablando de seis aeronaves con todo el sistema de armas y equipos de apoyo, la inversión sería aproximadamente de 250 millones de dólares, depende de dónde se compre. En unos 10 días haremos llegar nuestra propuesta al Ejecutivo”, informó ayer  el comandante general de la FAB, Erwin Bonilla, durante la despedida de las últimas cuatro T-33 que funcionaban en el país.

En agosto de 1973  llegaron a Bolivia las primeras de ese modelo, aeronaves famosas a nivel mundial que se emplearon en fuerzas aéreas de 40 países. Antes de eso los pilotos bolivianos se capacitaban para manejar estos cazas en países vecinos como  Perú.

Con el tiempo llegaron en total 39 de estas aeronaves al país, de a poco fueron desactivadas hasta que quedaron las últimas cuatro, que ayer cumplieron su ciclo. Bolivia es uno de los últimos países en dejar de operar estos equipos.

Desde un principio estuvieron bajo el control del Grupo Aéreo de Caza (GAC) 31, creado a su vez en 1932 para la Guerra del Chaco. Bonilla señaló que es necesario reequipar a esta unidad, que queda sólo con dos aeronaves K-8 de entrenamiento y combate.

 El presidente Evo Morales, que estuvo presente durante la ceremonia de desactivación, sostuvo que equipar a la FAB es una obligación y garantizó que pronto habrá nuevas adquisiciones.

Ya se recibió ofertas de países como Italia, con sus M-346; Rusia con los Yak-130; Corea, que tiene los FA-50; y China que en 2008 lanzó sus L-15 Falcon. Todos son modelos de entrenamiento y ataque ligero mucho más modernos que el T-33 de fabricación estadounidense que ingresaron a Latinoamérica en los años 50.  

El comandante de la FAB explicó que ya avanzaron en la propuesta que entregarán al Ejecutivo para que valore sus requerimientos y elija una opción. Lo ideal -sostuvo- sería contar con 12 nuevos modelos para el GAC-31. Con esa cantidad de naves el costo subiría a unos 500 millones, aunque esas cifras son tentativas. 

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, manifestó que para este año será imposible realizar la compra por falta de presupuesto, por lo que habrá que esperar a 2018 para realizar cualquier desembolso. 

Decenas de pilotos despidieron ayer a las T-33 con cierta nostalgia, ya que en ellas se formó la mayoría de ellos./Página Siete