La Felcv reporta 45 feminicidios en el país entre enero y julio

Las cifras de feminicidios y las agresiones contra mujeres mantienen una constante este año con relación a la anterior gestión. Una joven que fue asesinada junto con su hermano y su padre por su exnovio en Cochabamba y una mujer que fue victimada en el alojamiento Ametauná, en la zona de la avenida Tres Pasos al Frente en Santa Cruz, son las últimas víctimas en el país. 

Valentina Flores Ramos (36) pudo haberse convertido en otra víctima, luego de que un acosador la agrediera en Montero y terminara cercenándole ambas orejas. 

Durante la gestión 2016, la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) registró un total de 74 feminicidios en el país, mientras que en el primer semestre de este año se reportaron 37 mujeres como víctimas fatales de la violencia de género, es decir, exactamente la mitad de la anterior gestión. 

A esas 37 víctimas se suman otras ocho muertes en julio, con lo que la cifra de feminicidios en los primeros siete meses se elevó a 45. 

El director nacional de la Felcv, Raúl Escóbar, señaló que la tendencia en cuanto a número de víctimas y frecuencia de los hechos se mantiene. 

Por otra parte, sobre el número de denuncias que han sido reportadas en esta unidad, señaló que en el primer semestre de este año fueron 18.510; en este sentido, la tendencia se mantiene con relación al año pasado, aunque con un leve incremento, puesto que en toda la gestión hubo 36.800 denuncias. 

“De 2015 a 2016 hubo una disminución del 4%, pero en lugar de eso, presenta un leve incremento que, de mantenerse, puede llegar entre el 3 y un 4%”, dijo Escóbar. 

Sin embargo, aclaró que estas estadísticas responden a los casos que maneja la Felcv y que se conoce que hay otros casos que se denuncian directamente a la Fiscalía, las defensorías y alcaldías, lo que puede incrementar las cifras. 

Como referencia citó que el año pasado la Felcv reportó 74 feminicidios y la Fiscalía, 104, lo que significa un 30% de casos más. 

De los 45 feminicidios suscitados este año, la Felcv de Santa Cruz registró 10, señaló el director Raúl Angulo.

Comentó también que hay algunos casos que atienden otras unidades y no se contemplan en sus estadísticas. 

Por ejemplo, se dan casos como el ocurrido el año pasado en Warnes, en que una anciana de 88 años fue abusada sexualmente y fue atendido por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc). Un mes después del hecho, debido a su delicado estado, la mujer falleció. 

El responsable del hecho fue capturado el 11 de agosto de este año y la Fiscalía ha pedido que se lo sentencie con la pena máxima que establecen las leyes bolivianas, 30 años de presidio. 

Víctima se recupera 

Valentina Flores fue dada de alta el domingo, a las 16:30, según el informe de la dirección del hospital Alfonso Gumucio de Montero.

La mujer sufrió la extirpación total de ambos pabellones auriculares, por lo que se la estabilizó y fue dada de alta debido a que así lo solicitó, y porque sus heridas no representaban un peligro de vida. 

Margarita Baltazar, cuñada de la víctima, señaló que esta se dedica a la agricultura y a cocinar esporádicamente en Cochabamba, y que no cuenta con recursos para una cirugía estética. Dijo que realizó una cotización de prótesis y que se precisan tres cirugías, con un costo total de $us 6.000, pero que la mujer no tiene recursos. 

Sobre el hecho, indicó que su acosador, quien le cortó las orejas la noche del jueves en Montero, había prometido a Valentina que le conseguiría un trabajo en la zafra y que supuestamente la estaba llevando donde la persona que la contrataría; sin embargo, todo se trató de una artimaña para llevarla a un lugar apartado, por la cárcel de Okinawa, para cometer la agresión. 

Al respecto, la sicóloga Arminda Carrasco cree que la mujer ha sido afectada, al margen de la agresión física, en otros dos sentidos, el estético y el emocional. 

“Al haberle cortado las orejas se afecta su imagen, su feminidad. Esa es la parte tangible de la afectación, pero además está el daño en el plano emocional, puesto que le va a ser difícil restablecer la confianza en otras personas. Por el trauma que ha vivido también se le dificultará renovar o entablar una nueva relación de pareja”, analiza. 

Agregó que la mujer precisará ayuda profesional para recuperar su autoestima, pues pasará por fases de retraimiento social, sentimiento de culpa pensando en qué pudo hacer para evitar la agresión, y también una etapa de duelo por la pérdida que sufrió.