La fiscalía mexicana cita al exdirector de Pemex Emilio Lozoya por el ‘caso Odebrecht’

La fiscalía mexicana –PGR– ha llamado a declarar el próximo jueves al exdirector de Pemex , Emilio Lozoya en el marco de la investigación del caso Odebrecht, la trama brasileña de corrupción que ha sacudido ya a países como Perú y Colombia. Lozoya ha sido acusado por tres ex directivos de la constructora de recibir sobornos por valor de 10 millones de dólares.


“Por lo que tengo entendido no los conoció, ni tiene relación con ellos”, dijo este martes su abogado en una entrevista radiofónica. Las acusaciones de los tres ex funcionarios de la empresa, que han accedido colaborar con la justicia para reducir sus castigos, fueron desveladas la semana pasada por El Quinto Elemento Lab, un colectivo de periodistas mexicanos.

La sombra de sobre Pemex no es nueva. En abril, la revista brasileña Veja publicó que Lozoya, colaborador muy cercano al presidente Peña Nieto, recibió en noviembre de 2014 un soborno de cinco millones de dólares de la constructora brasileña. El semanario citaba a Hilberto Mascarenhas, responsable de Operaciones Estructuradas de la compañía, quien aseguraba que los pagos funcionaban como una contraprestación por beneficios indebidos otorgados a Odebrecht. Lozoya calificó entonces las acusaciones de "calumnias".

La presión sobre el director de la petrolera pública mexicana –de 2012 a 2016– ha ido creciendo desde entonces. La PGR emitió el domingo un comunicado pasando la pelota al tejado de la fiscalía brasileña: “ha ido variando la fecha de entrega de la información correspondiente y no ha ofrecido una nueva fecha a México".

En el mismo tono, la PGR se justificaba recordando que ya ha llamado a declarar a 19 funcionarios y exfuncionarios de la petrolera y que cuenta además con el testimonio de tres directivos de la constructora, entre ellos el exdirector general, Marcelo Odebrecht. 

Los documentos y testimonios, recogidos en el sumario brasileño, apuntan a que los sobornos comenzaron antes incluso de que llegara a la presidencia de Pemex. Entre abril y noviembre de 2012, Lozoya recibió, siempre según los documentos desvelados, 4,1 millones de dólares. Es decir, durante y después de la campaña electoral de las presidenciales mexicanas de ese año, donde Lozoya participó activamente en el área internacional. Según se desprende del material, los responsables de Odebrecht aseguran que ese pago respondía a una manera de asegurarse el favor de alguien que por aquel entonces se consolidaba por su cercanía al hoy presidente, Enrique Peña Nieto.

Lozoya, de 42 años, que abandonó la dirección de Pemex en febrero de 2016, ha negado las acusaciones. “La información contenida en la nota carece de prueba documental alguna y relata una historia absolutamente falsa e inexistente”, respondió esta semana en un comunicado.