La Pachamama comienza a recibir ofrendas por agosto

A partir de este martes, la Pachamama (Madre Tierra) recibirá ofrendas en ceremonias que se llevarán a cabo en la cumbre, en apachetas y en zonas urbanas. Los creyentes ofrecen mesas como forma de agradecimiento.

Mary Quispe es una de las vendedoras de k’oa en la avenida Tiahuanacu, de la Ceja, en El Alto. Ella explicó que, según la tradición, la Pachamama despierta y se abre para recibir ofrendas a lo largo de todo el mes, esperando que la gente le pague por los favores recibidos.

“Ella despierta y, al igual que cualquier persona, espera que le invitemos carne y también algo de dulce, por eso es importante que las mesas (preparadas con hierbas, confites e imágenes de los anhelos humanos) tengan sullus”, dijo.

Quispe señaló que hay mesas de todo costo, desde Bs 30 hasta Bs 200, pero no incluyen el precio del sullu de llama, que vale desde Bs 50 hasta Bs 500. Los fetos de vicuña son aún más costosos, así como de cerdo.

A este lugar llegó Baltazar Cahuana, quien junto con su esposa e hijo compraron una mesa que le ofrecerán a la Pachamama esta noche. Cahuana contó que el año pasado logró comprar un camión, con el cual trabaja llevando mercadería desde Santa Cruz hacia Chile.

“Antes trabajaba con el auto de otra persona, ahora por fin junté el dinero para comprarme mi propio camión. Con la bendición de la Pachamama logré mi objetivo y voy a agradecerle con una mesa bien servida”, expresó.

Cuadras más adelante se encuentra la tienda de Cristina Vega, una yatiri de la población potosina de Macha. Ayer atendió a una veintena de clientes que la comprometieron para que realice la ceremonia de la ofrenda a la divinidad andina.

Vega tiene la agenda llena hasta el 15 de agosto, y cuenta que trabajará todas las noches y en el día. “La mesa tiene que ser completa, así como uno recibió bendiciones este año, debe pagar a la Pachamama en igual magnitud, por eso algunos empresarios y comerciantes hasta ofrecen wilanchas”, explicó.

La wilancha consiste en el sacrificio de una llama o un chancho, cuyo corazón y sangre deben ser enterrados. Este ritual es practicado en las apachetas, cumbres o lugares sagrados.  

“La Pachamama siempre se cobra, hace fracasar, separar o pelear, por eso es importante retribuirle y hacerlo con fe para que nos vaya bien”, señaló.

En las calles Max Paredes y Linares, de la ciudad de La Paz, varias personas adquirieron ayer sus mesas. En el caso de la chiflería de Asunta Sáenz, se formaron varias filas, que llegaron a una cuadra de distancia.

Sandra Calle compró en la calle Linares una mesa para pedirle a la Pachamama por la salud de su familia. “La mesa blanca que compré tiene azúcar, untu, q’oa, wira q’oa. En esta oportunidad quiero pedirle a nuestra Madre Tierra por mi hijo, que está enfermo”, relató.

Germán Peralta expresó que desea combinar la mesa blanca con la de colores. “Vivo en un departamento, la vendedora me preparó una mesa que tiene componentes de la mesa blanca y la de colores, para la salud, trabajo y armonía (...) Quiero pedirle a la Pachamama que proteja a mi familia”, remarcó.

La Cancillería informó que este martes, a partir de la 08.00, se realizará en el Salón Tiwanaku una ceremonia de ofrenda a la Pachamama para agradecerle por todo lo que se extrae de ella. Además se le pedirá prosperidad para todas las familias bolivianas.  /Cambio
Comparte
Síguenos en Facebook