Una dirigencia joven toma la posta en defensa del TIPNIS

Hace seis años, en 2011, sus padres marcharon en defensa de la mayor reserva natural del país.

En ese entonces, Fabián  Gil tenía recién 22 años y junto a otros jóvenes se quedó  cuidando su territorio para impedir cualquier intento del Gobierno de ingresar a la región indígena. Ahora, Gil es presidente de la Subcentral del TIPNIS y le toca defender el parque nacional y su casa.   

En agosto de  2011, miles de indígenas, junto a sus pequeños hijos, iniciaron su marcha en rechazo de la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el corazón del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

Luego de un mes de caminata, en septiembre de 2011, en Chaparina, al menos 500 efectivos policiales intervinieron violentamente la marcha. Los indígenas fueron golpeados, amordazados y maniatados con cinta adhesiva. Un grupo fue llevado a la fuerza a Rurrenabaque,  otros huyeron a San Borja. No obstante, seis días después, retomaron la caravana. 

En octubre, los indígenas llegaron a La Paz y  lograron que se apruebe la Ley 180, que declara intangible a  esa zona,  y con ello se evitó la construcción de la carretera por el corazón del TIPNIS.

Mientras todo aquello ocurría -cuenta Gil a Página Siete- los jovenzuelos de entre 15 y 25 años de edad, conocida como  "la reserva indígena”,   se quedaron resistiendo y cuidando su región.   

Seis años después, esos jovenzuelos indígenas toman la posta y se organizan para defender su región, luego de que el  3 de julio tres diputados del Movimiento Al Socialismo (MAS) e indígenas afines al Gobierno presentaran un proyecto de ley para anular la intangibilidad  y permitir el ingreso de privados para la explotación de los recursos  naturales de esa región. 

"Ahora es nuestro turno de defender los derechos de los indígenas. Seguiremos la lucha como nos enseñaron nuestros abuelos y  nuestros padres”, dijo Fabián Gil, quien advirtió que defenderán su región y  harán respetar sus derechos fundamentales establecidos en la Constitución.

"Creen que porque somos indígenas vivimos como antes; ahora como jóvenes tenemos otra visión, otra mentalidad. Ya no somos como antes, no vamos a permitir que nos vuelvan a maltratar. Los jóvenes estamos organizados”, advirtió   Gil  quien,  junto Marqueza Teco, dirigente indígena del TIPNIS, explica los daños que provocará la anulación de  la  Ley 180 de intangibilidad.

Teco, una de las mujeres que fue reprimida por la Policía en Chaparina, relató que la mayoría de los dirigentes de las comunidades del TIPNIS  son jóvenes y que su consigna es  hacer respetar el territorio indígena.

"Ellos (los jóvenes) se están organizando. Un dirigente jovencito logró que el Gobierno se comprometa a la erradicación de cocales en la zona fronteriza con Cochabamba. Eso he visto”, dijo Teco al lamentar que el presidente Evo Morales, un gobernante indígena, los menosprecie.

Gil admite que la defensa del TIPNIS será complicada por lo que convocó a los jóvenes bolivianos, a dirigentes de otras organizaciones nacionales e internacionales a sumarse a la defensa no sólo del TIPNIS, sino también de El Bala y  el Chepete.

"El TIPNIS es un recurso natural de todos los bolivianos, el pulmón de Bolivia y de otros países.

Todos los bolivianos y no bolivianos que aman la naturaleza apoyen esta causa. No hacerlo es ser cómplice de una matanza”, exhortó Gil, quien señaló que no está descartada una nueva marcha para defender la región indígena ante la intención del partido gobernante./Página Siete