58% de jubilados reciben pensión solidaria para mejorar su renta

Hasta julio de 2017, el 58% de los jubilados del Sistema Integral de Pensiones (SIP) reciben pensión solidaria, porque de lo contrario su renta de vejez  hubiese sido muy baja, según revelan los datos del Ministerio de Economía y de la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros (APS).

Este beneficio se da a todos los trabajadores con más de 10 años de aportes y que al momento de retirarse de la vida laboral  su renta no alcanza al 70% de su referente salarial. 

De un total de 113.053 jubilados en el SIP, 66.015 reciben una pensión solidaria  que les ayudó a elevar el monto de retiro.

Gracias a este incentivo, el número de personas que pasaron al sector pasivo se incrementó cada año, es así que  en 2005 sólo habían 4.482 jubilados y en 2011, cuando entra en vigencia la nueva Ley de Pensiones (065), había  11.742 jubilados.

La norma introdujo el Fondo Solidario (FS) para mejorar las pensiones de aquellas personas cuyos aportes sólo alcanzan a financiar pensiones mínimas.

Por ejemplo, un trabajador con un referente salarial de 5.000 bolivianos, y 20 años de aportes, tendría una pensión de 1.500 bolivianos, pero gracias a este fondo puede  acceder a una renta mayor.

Financiamiento

Este esquema está financiado por  el aporte patronal de 3% sobre el total ganado de todos los trabajadores de los  sectores público y privado, también aportes de los trabajadores  del 0,5% sobre su  total ganado.

La otra fuente es el 20% de la recaudación de primas de riesgo previsionales, que equivalen al 1,71% de los aportes de los trabajadores a las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP).

Una tercera fuente  proviene del  aporte solidario de trabajadores dependientes y personas naturales que tienen ingresos  a partir de 13.000 bolivianos (1% del total ganado), 25.000 bolivianos (5%) y 35.000  bolivianos (10% del total ganado).
  
El pasado 7 de septiembre, el presidente Evo Morales anunció el aumento de las pensiones solidarias entre 80 y 1.000 bolivianos y aseguró  que este esquema  tiene una sostenibilidad de 28 años.

El Gobierno envió al Legislativo  un proyecto de ley que establece que para los trabajadores con 10 años de aportes   el aumento en sus rentas será de  80 bolivianos y   los que tengan 35 años de cotizaciones obtendrán  un ajuste de 1.000 bolivianos.

Por ejemplo, en el límite máximo,  si un trabajador con 10 años de aportes se iba a jubilar con una pensión de 560 bolivianos, gracias a esta mejora recibirá 640 bolivianos;  o si un trabajador que aportó por 35 años a la seguridad social  e  iba a recibir una renta de vejez de  3.200 bolivianos, ahora obtendrá  4.200 bolivianos.

En el límite mínimo, un maestro que recibiría 950 bolivianos  luego de aportar por 20 años, ahora se jubilará con al menos  1.090 bolivianos. Si se iba a retirar  con  una pensión de 1.400 bolivianos luego de 35 años de trabajo, ahora recibirá una renta de 1.600 bolivianos. 

En el caso de los mineros, si con 20 años de aportes  el trabajador obtendría  una pensión de 2.820 bolivianos, ahora se retirará con una renta de 3.240 bolivianos. Si aportó por 35 años y se iba a jubilar con 4.000 bolivianos, ahora obtendrá 5.000.

El monto de este beneficio  se incrementa en función a los años de contribución. A mayor densidad de aportes es superior el valor  de pensión.

 Recursos del Fondo llegan a Bs 14.017 millones

Hasta julio los recursos del Fondo Solidario suman 14.017 millones de bolivianos, según datos de la Autoridad de Fiscalización y Control en Pensiones y Seguros (APS).

Desde 2009, cuando estos recursos sólo llegaban a 439 millones de bolivianos, cada año han ido en ascenso.

El Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA)  advirtió que el incremento de jubilados con  la pensión solidaria en el futuro puede  amenazar la  sostenibilidad del sistema de pensiones vigente.

 El investigador del CEDLA Bruno Rojas explicó que actualmente las rentas dependen de tres fuentes, el ahorro individual, la Compensación de Cotizaciones (CC),  aportes que realizó el trabajador al antiguo Sistema de Reparto y que le son reembolsados por el Estado, y la fracción solidaria.

En su criterio, el problema que se avecina es que  las personas que no reciben CC y se jubilarán sólo con sus aportes individuales irán en ascenso y requerirán de la pensión solidaria, lo cual reducirá los recursos del Fondo Solidario. "Las rentas dependen en gran medida de la CC, por eso, cuando ésta se termine de pagar a los trabajadores que aportaron al antiguo sistema, el número de jubilados que necesitará de la pensión solidaria se va a disparar, reduciendo la sostenibilidad del sistema”, precisó.

El Gobierno presentó a la Asamblea Legislativa  un proyecto de ley para aumentar entre 80 y 1.000 bolivianos la pensión solidaria y adelantó  que  el sistema aún tendrá una sostenibilidad de 28 años.

El sistema no cautiva a los trabajadores independientes

Sólo el 8,7% de  afiliados a las Administradoras de Fondo de Pensiones  (AFP) son trabajadores independientes, de acuerdo con información de la base de datos de la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros (APS)  y el Ministerio de Economía.

Hasta finales de julio, el total de afiliados  a la seguridad social a largo plazo llegaba a  2.153.985  personas, de las cuales  189.460  eran trabajadores independientes.

 Si bien este grupo crece, no lo hace al ritmo de los afiliados con dependencia laboral.

La población económicamente activa llega a 5,5 millones, el 70% está en el área urbana, pero una mayoría -el  60%- es informal, según datos oficiales. 

La  Ley 065 estipula que el trabajador independiente sin relación de dependencia laboral puede asegurarse voluntariamente al Sistema Integral de Pensiones (SIP) a través de la AFP, donde se le asigna un Código Único del Asegurado, con el que queda registrado.  

En una entrevista anterior con este medio, el analista económico Alberto Bonadona explicó que  el número de trabajadores libres  afiliados a las AFP creció  en los años posteriores a la promulgación de la Ley 065, en 2010; sin embargo, el porcentaje del total sigue siendo bajo. 

  En 2010 los independientes eran 59.000, al año siguiente subieron a 80.000. Sin embargo, los dependientes pasaron de 1,3 millones en 2010 a 2,1 millones este año. Hasta julio el SIP recaudó 81.160 millones de bolivianos, correspondientes a los aportes de los más de dos millones de asegurados a las AFP.

Fuente: Página Siete
Comparte
Síguenos en Facebook