Argentina - El monumento a Juana Azurduy que pago el Gobierno de Bolivia será removido en Buenos Aires

La Casa Rosada ya no tendrá más un monumento en su patio trasero. La postal, que tuvo a Cristóbal Colón desde la década de los años 20 del siglo pasado, y que luego cambió con Juana Azurduy como protagonista, se modificará el forma definitiva el sábado.


Desde la mañana, una grúa trasladará la escultura de Andrés Zerneri a la plaza que está frente al Centro Cultural Kirchner. La mudanza tiene que ver con el avance de las obras del Parque del Bajo, complementario al Paseo del Bajo, la autopista que conectará la 25 de Mayo y Buenos Aires-La Plata con la Illia.

Azurduy apenas lleva dos años en donde está. Fue emplazada por orden de Cristina Kirchner, que decidió que ya no quería ver a Colón desde la Casa Rosada.

Entonces, y gracias a una donación de un millón de dólares del gobierno de Evo Morales, Andrés Zerneri esculpió la figura de la heroína de la Independencia.

Antes de lo previsto, y porque los tiempos de la política son más rápidos que los del arte, la estatua de Juana ocupó el lugar de Colón. Incluso antes de estar completa.

La instalación del monumento tiene una larga historia. Fue inaugurado en julio de 2015 por Cristina Kirchner y contó con la presencia de Evo Morales.

"¿Qué hace ahí ese genocida? (Cristóbal) Colón fue el jefe de una invasión que produjo no una matanza, sino un genocidio. Ahí hay que poner a un indio”.

Con esas palabras del fallecido expresidente Hugo Chávez, en una visita a la Casa Rosada en 2011, se motorizó una idea que derivaría, durante el kirchnerismo, en el reemplazo de Colón -que estuvo ahí por casi 100 años- por el de Juana Azurduy, en el parque ubicado frente a Casa de Gobierno.

La boliviana Azurduy enfrentó a los soldados realistas en la lucha por la independencia. Fue un símbolo de las mujeres que lucharon por la emancipación del virreinato del Río de la Plata.

El cuerpo escultórico de 600 toneladas de Colón había sido montado en el lugar en 1921. Su desarme arrancó en junio de 2013.

Con aquel acto oficial de CFK y Evo, quedaron atrás dos años de polémica que incluyó un primer deseo de Cristina de mudar a Colón a Mar del Plata y que la escultura terminó en Costanera Norte, frente al Aeroparque.

Comparte
Síguenos en Facebook