Chihuahua dice que pagó más dinero por las acciones de Soboce

El escándalo de los Papeles de Panamá revivió ayer cuando el representante de la empresa mexicana Grupo Cementos de Chihuahua S.A., Sergio Sainz, apareció ante la comisión legislativa que investiga este caso y respondió siete preguntas acerca de la compra de acciones de la empresa Soboce en 2005 (que entonces era propiedad de Samuel Doria Medina).
Sergio Sainz, del Grupo Cementos de Chihuahua, respondió preguntas de la comisión legislativa
Hizo dos afirmaciones contundentes. La primera, que pagó un monto mayor que el que había declarado Samuel Doria Medina cuando se hizo la transacción, en septiembre de 2005. La segunda se refiere a la participación de la empresa offshore Akapana S. A. la cual fue parte del acuerdo comercial. Doria Medina había afirmado que la misma fue solicitada por los mexicanos compradores, pero Sergio Sainz lo desmintió ayer al indicar que la presencia de esta entidad fue pedida por Soboce y por su principal accionista.
La transacción se realizó en septiembre de 2005 en La Paz. Según Sainz, ocurrió después de tres semanas de negociaciones. El Grupo Cementos de Chihuahua compró el 46,57% de las acciones de Soboce. “El contrato con Akapana S.A. que solicitó Doria Medina se firmó en Soboce por un monto sustancialmente mayor al que se reportó a las autoridades bolivianas”, indicó  el mexicano convocado por los asambleístas.
Un antecedente
En noviembre del año pasado, el vicepresidente Álvaro García Linera denunció que esta transacción fue fraudulenta y acusó a Doria Medina de haber vendido acciones baratas a la empresa off-shore Akapana, para que esta después vendiera a un precio mayor a la mexicana Chihuahua.
El vicepresidente denunció que la offshore Akapana fue creada por el mismo Samuel Doria Medina para beneficiarse.

Indagación en curso
Al respecto, la comisión que indaga sobre los Papeles de Panamá  dejó claro ante los periodistas que está indagando si se dejó de pagar impuestos por esta transacción. 

La defensa de Doria Medina
Samuel Doria Medina respondió a la denuncia a través de un comunicado en el que explica que Cimsa (la corporación de su familia) pagó Bs 20 millones de impuestos al erario nacional por la transacción y que si su intención hubiera sido evadir tributos, habría realizado la venta a través de la Bolsa de Valores.

Además, respondió que la participación de la empresa Akapana S.A. fue pedida por la cementera mexicana, que se había rehusado a firmar el acuerdo con una empresa boliviana. 

También desvirtúa la posición de la cementera mexicana. “Ninguna versión hecha por Chihuahua sobre esta transacción es confiable, pues el grupo mexicano se encuentra en un complejo arbitraje con Doria Medina (por $us 36 millones) en torno a la forma en que salió de Soboce en 2011 y por eso usa acusaciones y recursos de todo tipo con la esperanza de no tener que pagar lo que los tribunales han señalado como el resarcimiento que le debe a la familia Doria Medina”, señala el comunicado que hizo llegar el empresario y jefe de Unidad Nacional a esta Redacción. 
También criticó al Gobierno por transgredir el ‘principio de reserva impositiva’, al hacer pública la declaración de impuestos de Cimsa por un tema de carácter político.

En su cuenta de Twitter, Doria Medina escribió que es una ‘casualidad’ que el abogado de los mexicanos sea candidato al Tribunal Constitucional en las elecciones del 3 de diciembre.

Comparte
Síguenos en Facebook