Detenido en Madrid uno de los principales implicados en Uruguay en el 'Plan Condor'

El coronel Eduardo Augusto Ferro Bizzozero, acusado de ser uno de los principales protagonistas en Uruguay del 'Plan Condor' puesto en marcha de manera coordinada por las dictaduras latinoamericanas a finales de los 70 para acabar con la disidencia política, fue detenido la pasada semana en España por orden de la justicia de su país, según confirmaron a EL PAÍS fuentes judiciales. Ferro estaba en paradero desconocido desde marzo de este año, cuando desoyó por segunda vez la citación de la juez uruguaya que investiga la desaparición en 1977 de un militante comunista a manos del régimen dictatorial presidido entonces por Aparicio Méndez.


El arresto se produjo el pasado 7 de septiembre en un hotel de Madrid en aplicación de la orden internacional de detención dictada por Montevideo, según confirman fuentes policiales. El titular del Juzgado Central de Instrucción 1, Santiago Pedraz, ordenó poco después su ingreso en prisión a la espera de que las autoridades judiciales uruguayas procedan a remitir la documentación para proceder a su extradición, según detallaron fuentes de este órgano judicial.

El coronel Ferro, conocido por los alias de Guillermo y Óscar, está acusado de participar en la desaparición del dirigente sindical Oscar Tassino en julio de 1977. Entonces, el militar era el jefe del Batallón de Contrainteligencia Militar integrado en la Oficina Coordinadora de Operaciones Antisubversivas (OCOA) de la dictadura uruguaya, encargado de detener, torturas y hacer desaparecer a los disidentes políticos. Según testigos presenciales, el militar fue una de las personas que acudieron al domicilio del opositor y se lo llevaron al centro clandestino de detención conocido como La Tablada. Nunca más se supo de Tassino.

La causa por la que ahora ha sido arrestado en España se inició en 1985, poco después del fin de la dictadura, pero inicialmente fue archivada al ser incluida en la llamada Ley de Caducidad que dictó el gobierno de Julio María Sanguinetti. Sin embargo, la investigación fue reabierta a finales de 2011. En noviembre de 2016, Ferro fue citado a declarar por la juez penal número 10 de Montevideo, Dolores Sánchez, pero el militar no compareció entonces. Su familia aseguró entonces que se encuentraba de viaje fuera de Uruguay y que tardaría meses en volver. Convocado de nuevo para comparecer en marzo pasado, tampoco lo hizo, por lo que la justicia del país sudamericano dictó la orden internacional de detención, que ha desembocado ahora en su arresto en Madrid.

Ferro es también investigado por su presunta participación en otros hechos del 'Plan Cóndor'. Entre ellos, la desaparición y asesinato del dirigente comunista Fernando Miranda; la desaparición de María Claudia García de Gelman, nieta del poeta argentino Juan Gelman; el secuestro en Brasil de Universindo Rodríguez y Lilián Celiberti; y la tortura y desaparición de Andrés Bellizi y Jorge Gonçalvez en Argentina, según detalla el portal uruguayo Sudestada. Tras la llegada de la democracia, el coronel fue el presunto responsable del espionaje a partidos políticos, sindicatos y organizaciones entre 1988 y 1991, un escándalo actualmente investigado por una comisión del parlamento uruguayo.