EEUU descertifica al país y Gobierno no se inquieta

Estados Unidos descertificó a Bolivia y Venezuela por haber incumplido de manera demostrable sus obligaciones bajo los compromisos internacionales antidrogas en los últimos 12 meses, según un memorándum enviado por el presidente Donald Trump al secretario de Estado, Rex Tillerson.


P U B L I C I D A D 
 
El memorándum identifica a 22 países, en su mayoría latinoamericanos y caribeños, como grandes productores o plataformas para el tráfico de drogas.   

Del total, EEUU sólo “descertifica” a Bolivia, Venezuela y lanzó una advertencia contra Colombia por el incremento de 95.000 a 146.000 las hectáreas de coca. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, rechazó rotundamente la amenaza.

Tras conocer el informe, el Gobierno boliviano afirmó ayer que no es ninguna novedad que Estados Unidos vuelva a descertificar a Bolivia en su lucha antidroga, porque la administración del país norteamericano convirtió este tema en un instrumento político para tratar de descalificar al Estado boliviano.

“Estamos acostumbrados, esta evaluación que hace Estados Unidos tiene un alto contenido político antes que criterios técnicos, científicos y jurídicos sobre el tema”, dijo el ministro de la Presidencia, René Martínez.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, agregó que la descertificación de EEUU fue recibida en el país “sin ninguna sorpresa porque lo nuevo y lo novedoso sería que nos certifiquen”.

“Simplemente (en EEUU) han emitido lo que cada año elaboran, ellos sobre la certificación o descertificación no tienen ninguna competencia, no hay ningún documento internacional que les otorgue atribuciones para certificarnos o descertificarnos, sino nosotros también podríamos certificar o descertificar su consumo, ellos están con 11 por ciento de consumo de cocaína y el promedio de consumo de cocaína en el planeta es sólo de 0,4 por ciento de la población, (entonces) eso sí es alarmante, eso sí es preocupante”, aseveró Romero.

Martínez afirmó que EEUU no tiene ninguna autoridad moral para hacer este tipo de evaluaciones sobre el trabajo de lucha contra el narcotráfico en otros países, porque en ese Estado no se aplican políticas efectivas contra su “inmenso mercado de consumo” de drogas.

El Gobierno boliviano aprobó este año la Ley General de la Coca que legaliza hasta 22.000 hectáreas de coca en Los Yungas de La Paz y el Chapare en el trópico de Cochabamba.