Estado Islámico reivindica la explosión en Metro de Londres

El Estado Islámico ha reivindicado la explosión en el metro de Londres, que ha dejado al menos 29 heridos este viernes por la mañana, según informa la agencia de propaganda del grupo terrorista, Amaq. La deflagración se ha tenido lugar en la estación de Parsons Green.

La explosión ha provocado heridas leves a los 29 pasajeros que han sido atendidos en hospitales, en su mayoría por quemaduras o por los golpes sufridos cuando trataban de salir corriendo de la estación, de los cuales ocho habían recibido el alta esta tarde.

Según las fotos divulgadas por los medios, el artefacto estaba en un cubo blanco dentro de una bolsa de un supermercado y al parecer tenía un detonador pero no llegó a explotar en su totalidad, lo que ha hecho pensar a los expertos que el responsable tenía como objetivo provocar numerosas víctimas a la hora punta de la mañana.

Las autoridades británicas han confirmado que se trata de un atentado terrorista, el quinto en seis meses en Gran Bretaña. La Policía continúa buscando al, o los, terroristas y algunas informaciones apuntan a que ya lo habrían identificado gracias a las cámaras de seguridad de la estación, en el momento en el que introducía el artefacto en el convoy.

Según el diario británico The Guardian, las autoridades habrían sospechado, inicialmente, que el terrorista podría estar entre los heridos desplazados al hospital, pero posteriormente, apuntan a que el artefacto sería detonable de forma remota, por lo que piensan que no se trataría de un ataque suicida y que habría abandonado el tren antes de la explosión.

La primera ministra británica, Theresa May, ha presidido esta tarde una reunión del comité de emergencia Cobra, tras la cual ha detallado que el Reino Unido mantiene la alerta terrorista en el nivel “grave”, el cuarto en una escala de cinco.

“La amenaza terrorista a la que nos enfrentamos es severa, pero trabajando unidos les derrotaremos”, ha declarado May, quien ha aprovechado su comparecencia para felicitar a los equipos de emergencia por su “profesionalidad y valentía” a la policía y los servicios de emergencias.

Según los primeros testimonios hubo un flash y luego una nube de humo y la gente se bajó de la estación. A la gente se le pidió por megafonía que no abandonara la estación antes de que hubiera una evacuación organizada. La estación está situada al oeste de Londres.

Comparte
Síguenos en Facebook