"Me preguntó si lo perdonaba, le dije que sí, y luego se dio un tiro en la boca"

Dato revelador de Erick Peña, el hombre que tiene alojada una bala cerca del corazón tras el atraco a Eurochronos el 13 de julio. En una entrevista con Tuffí Aré, en el programa Asuntos Pendientes de EL DEBER Radio (103.3), Peña dijo que su captor luego de caer a su lado tras el fuego cruzado con la policía le dijo: “¿Me perdonas?, yo le dije que sí, que lo perdonaba y luego metió su pistola en la boca y se disparó”, narró Peña aquel fatídico momento.



La confesión provoca que su voz tiemble, como si estuviera otra vez ante el mismo suceso. “Cuando ellos entraron y luego salen conmigo no pueden escapar; gritan que traigan más rehenes y es ahí cuando salen mis compañeros de trabajo entre ellos Lorena, luego veo cómo van cayendo los compañeros. Y justo ahí también cae el captor al lado mío y quedo aterrorizado; él estaba muy mal herido, se daba vueltas y vueltas y movía la cabeza”.

Pero el relato a través de los micrófonos no quedó ahí. “Me hice el muerto, ¡Dios!, esa parte del día era interminable. En un momento de esos abro mis ojos y nos vemos; ¿Cómo estás? Me pregunta, y luego, cuando lo perdona, se dispara una bala en la boca hacia abajo pero no muere, yo sentía su respiración, el hombre sufrió mucho”, continuó en el relato Peña que por primera vez tras la balacera que conmocionó al país, se animó a hablar ante un medio.

En aquella balacera que comenzó cerca de las 9:00 de ese jueves 13 de julio, fallecieron tres atracadores, la funcionaria Ana Lorena Tórrez y el teniente de la policía Carlos Gutiérrez. El Gobierno a través del ministro Carlos Romero, reveló que fue un hecho comandado por miembros del PCC. En estos momentos todavía se realiza la investigación. Peña fue el herido de mayor gravedad y vivió pese a los cinco tiros. “Mi escudo era Dios”, dijo.