Recuento de las "narco-personas" vinculadas con las esferas del poder político

(ANF).- El MAS asegura que los delitos son intuitu personal, tras revelarse la detención de la hermana de la diputada, Adriana Arias, Máxima, en posesión de más de 10 kilos de droga. En esta década al menos seis casos han empañado la imagen del Gobierno vinculados a este ilícito.


P U B L I C I D A D 
 
El caso más antiguo, data de 2008, referido a la detención de Juana y Elba Terán Gonzáles, hermanas de la exconstituyente e importante exdirigenta del MAS, Margarita Terán. Fueron encontradas con 147 kilos de sustancias controladas.

En un operativo en San Isidro, Cochabamba, las hermanas Terán fueron aprehendidas cunado intentaron evadir el control de la Umopar, sin embargo, sus nervios las pusieron en evidencia cuando pretendieron esconder el cargamento descubierto por los uniformados.

En el mes de julio de 2010, Valentín Mejillones Acarapi, un líder espiritual que entronó al presidente Evo Morales por encargo de la Cancillería fue encontrado con 240 kilos de droga, presuntamente su casa funcionaba como fábrica de cristalización de estupefacientes.

En su descargo el denominado “narco-amauta” manifestó que solo había alquilado su casa a dos ciudadanos colombianos Artemio Morales y su esposa de quienes dijo que desconocía las actividades en las que estaban involucrados.

Un tercer escándalo se produjo el 26 de febrero de 2011, cuando el exdirector de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (Felcn), René Sanabria Oropeza, y en ese entonces miembro del Centro de Inteligencia del Ministerio de Gobierno fue detenido en Panamá con una carga millonaria de 144 kilos de droga.

El exjefe policial se declaró culpable ante la justicia de Estados Unidos y fue sentenciado a 14 años en una cárcel de ese país, está a punto de cumplir la mitad de su condena. El Gobierno dijo en ese tiempo que desconocía de las actividades ilícitas de Sanabria.

El 2015, el empresario José Luis Sejas Rosales, propietario de la empresa Creta, fue capturado en el marco de una investigación que se realiza en Argentina por el tráfico de drogas en cisternas de esa compañía.

El hecho llamativo es que la principal empresa estatal del país, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos había sellado contratos con las empresas Transanic, Trans GTI, Transporte JAC La Sierra, Creta, Trans Land Cargo y Vartra-Boliq SRL, que operaba entre Santa Cruz de la Sierra para el transporte de carburantes. YPFB dijo desconocer las operaciones.

Recientemente, el Gobierno tuvo que enfrentar otro escándalo después que un dirigente de la organización Che Guevara que es parte del MAS, Romer Gutiérrez, fuera detenido en Brasil en posesión de 100 ladrillos de droga.

Gutiérrez era asesor de la concejala cruceña Melody Téllez (MAS), además hermano de la diputada suplente por la circunscripción 2 de Santa Cruz, Amparo Gutiérrez. Después se su detención en el vecino país se conoció que realizaba permanentes viajes al exterior a pesar de ser funcionario público en el Concejo Municipal.

El sujeto aparece en varias fotografías junto a prominentes autoridades del partido gobernante, incluso se lo ve en imágenes junto al presidente Evo Morales y al lado de varios ministros de Estado y asambleístas nacionales.

El oficialismo argumentó que no es un delito tomarse fotografías y que este hecho no empaña la estructura partidaria del Movimiento al Socialismo, precisamente porque los delitos son “intuitu” personal.

El último caso, se refiere a la denuncia del diputado Tomás Monasterio (MDS), quien reveló que la hermana de su colega Adriana Arias, Máxima, fue detenida en posesión de 10 kilos de droga. Según el legislador la audiencia de medidas cautelares se realizó de forma “secreta” y en una clínica.

Observó que a diferencia de otros casos, la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico no haya publicitado el operativo de aprehensión.

Repercusiones

Aunque los delitos son de estricta responsabilidad personal, el diputado Wilson Santamaría cree que estos hechos afectan la imagen del país. Porque se trata de gente vinculada al gobernante MAS o a la administración gubernamental.

“Desde el caso de Margarita Terán tenemos varias casos de personas vinculadas al gobierno de parientes y de gente que rodea al entorno de poder o a la Asamblea que están relacionadas con el narcotráfico”, sostiene el legislador, lo que debiera preocupar a las autoridades añadió.

La diputada cruceña Rose Marie Sandoval dice que “se veía venir, había una serie de denuncias, incluso al interior del MAS era vox populy (que sabían todos)”, respecto al caso Máxima Arias. No obstante la legisladora afirma que no tenían pruebas contundentes, por eso no procedió una denuncia.

El oficialista Édgar Montaño afirma que quedó sorprendido con el caso, “esta mañana ha sido (una) bomba”, sostuvo el legislador, quien acusó a los opositores por “complicidad” porque en su criterio si conocían de las actividades de la hermana de Arias debieron denunciar.

Mientras que su correligionario, Víctor Borda, insistió que en “Bolivia y el mundo el delito es intuitu personal” y aseguró que el juez actuó de acuerdo a sus competencias y envió con detención preventiva a los involucrados en este caso.