Terremoto en México: un hombre se tomó una selfie y una mujer grabó un video mientras estaban entre los escombros

Martín Méndez permaneció 17 horas atrapado entre los escombros cuando el edificio donde estaba se vino abajo tras el fuerte terremoto que azotó el 19 de septiembre a la Ciudad de México y al centro del país, donde murieron más de 300 personas.


Atrapado en entre el concreto y sin poder moverse, Martín como hombre de fe que es se aferró a lo espiritual, a Dios. Oraba por su hija de 3 años. La quería ver, estar con ella. Estaba convencido de que saldría con vida.

“Yo tenía que salir con vida por ella (su hija)“, dijo Martín a un reportero estadounidense de CNN.

El 19 de septiembre, Méndez, cerrajero de profesión, arreglaba la puerta en una oficina de contaduría cuando empezó el temblor. En seguida corrió a unas escaleras de emergencia pero éstas se derrumbaron como piezas de dominó.

Martín Méndez recuperándose de las heridas en una sala de un hospital en Ciudad de México. (CNN)

En un pestañeo quedó atrapado entre el concreto y con una pierna rota. Y así, entre el terror de lo inesperado y la esperanza de salir con vida, Méndez sacó su cámara y se tomó una selfie, como evidencia de ese día trágico y de lo frágil de la vida.

Méndez, 54 años, y tres personas más fueron rescatadas el miércoles entre las ruinas de un edificio en el barrio Roma. Antes del rescate, entre los cuatro se daban palabras de aliento, hablaban de sus familias y rezaban a la Virgen de Guadalupe.

“¿Hay alguien con vida?”, gritaban los grupos de socorro. Ellos respondía con gritos también pero no eran escuchados. Sin embargo, el momento llegó y René y las tres personas más pudieron salir de entre los escombros y encontrarse, finalmente, con sus seres queridos.

Mensajes salvadores de Whatsapp

Otra de las personas que fue rescatada junto a Martín fue Diana Pacheco, quien quedó atrapada bajo toneladas de escombros y en total oscuridad.

Diana, en vez de quedar presa de pánico, intentó guardar la calma. Fue en ese momento cuando sacó su celular e iluminó el área para para poder ver bien cómo estaba y si podía ser rescatada, luego grabó un corto video del lugar donde estaba.

Además, a pesar de que no tenía señal en le teléfono, envió unos mensajes de texto a través de Whatsapp a su esposo.

Fue entonces cuando la mujer tuvo un golpe de suerte. Los mensajes llegaron y encendieron la pantalla del teléfono de su marido:

“Amor”

“Se cayó el techo”

“Estamos atrapados”

“Te amo mucho”

“Estamos en el piso 4”

“Cerca de la escalera de emergencia”


“Somos cuatro personas”, decían los mensajes de WhatsApp que finalmente llegaron a su esposo Juan Jesús García el miércoles a las 5:34 de la mañana.

García, un conductor de Uber de 33 años que había estado esperando junto al edificio colapsado toda la noche, a menudo llorando, corrió de inmediato hacia los rescatistas.

iana Pacheco junto a su esposo. (Reuters).

“Fue como un milagro, porque fui el único que recibió el mensaje y dado que estaba ahí con los trabajadores de rescate, les hablé y ellos pudieron localizarla“, dijo García.

Fuente: infobae.com
Comparte
Síguenos en Facebook