Acuerdo de 174 países restringe el mercurio

El denominado Convenio de Minamata entró en vigor este pasado 16 de agosto, el mismo que establece –para los 174 estados firmantes– acciones de control y uso del mercurio en las actividades extractivas.

El Convenio es un tratado mundial para proteger la salud humana y el medioambiente de los efectos adversos del mercurio dijo el portal Rebeldía en su página web.

RIESGOS

El Convenio trata sobre el metal pesado, usado a nivel mundial y omnipresente que, si bien es de origen natural, tiene un amplio uso en objetos cotidianos y se libera a la atmósfera, al suelo y al agua desde diversas fuentes.

El control de las emisiones antrópicas de mercurio a lo largo de su ciclo de vida ha sido un factor clave a la hora de determinar las obligaciones del Convenio. Sus aspectos más destacados incluyen: La primera Conferencia de las Partes se celebró del 24 al 29 de setiembre de 2017 en Ginebra, Suiza.

COMUNIDAD

Minamata alude a una pequeña comunidad costera japonesa que se dio a conocer cuando se confirmó en 1956 una de las peores tragedias humanas causadas por este metal pesado, al consumir su población peces con altos niveles de mercurio. No fueron sino las fotos del reportero norteamericano Eugene Smith tomadas en 1971, las que pusieron alerta al mundo.

PRODUCTOS

El mercurio se encuentra en una amplia variedad de productos, desde máscara, amalgamas dentales, termómetros y cremas para la piel, hasta miembros de la cadena alimenticia por contaminación de aguas, suelos y atmósfera. La Unión Europea (UE) acordó prohibir el uso de implantes odontológicos con mercurio en niños y mujeres embarazadas a partir del 2018.

El mercurio también se utiliza en múltiples productos caseros, como lámparas fluorescentes, baterías e interruptores eléctricos. En 90% de los aparatos electrónicos son desechados sin reciclaje, unas 50 millones de toneladas al año, en donde el mercurio se encuentra junto a otros contaminantes peligrosos como cromo, cadmio, titanio, arsénico y plomo. Otra fuente de contaminación son los residuos de hospitales.

No hay niveles seguros a su exposición. Todos los seres vivos nos encontramos en riesgo cuando se emite. Los más vulnerables son los niños, las mujeres embarazadas y las poblaciones que consumen agua o peces contaminados.

Fuente: El Diario
Comparte
Síguenos en Facebook