Cocarico admite errores y demora de 4 años en uso del 100% de la capacidad de San Buenaventura

El ingenio azucarero de San Buenaventura, en el norte de La Paz, debía operar este 2018 al 100% por de su capacidad, pero debido a la aún insuficiente producción de caña de azúcar esa meta de producción se dará en 2022. El ministro de Desarrollo Rural, César Cocarico, atribuyó esa situación a un “error” y negó que haya improvisación en el emprendimiento estatal.

La autoridad salió a explicar la situación del ingenio estatal, puesto en operaciones en 2015, tras una polémica surgida luego que expresara que no importó la producción de caña al momento de dar paso a esa industria. “Saben que como paceños hemos pedido la fábrica de azúcar desde hace 50 años, es una aspiración departamental. No nos ha importado si había caña o no”, había dicho.

En una entrevista con la red RTP, este lunes negó que el ingenio no haya tenido los estudios técnicos, aunque sí reconoció debilidades en el cumplimiento de las metas de plantaciones de la materia prima con una consecuencia directa en el avance del uso del total de la capacidad de producción de la planta estatal.

“Tiene que haber un desarrollo progresivo del cultivo de caña, y ahí reconocemos que ha habido errores”, sostuvo. Detalló que los estudios establecen que bajo la firma debe estar 10.000 hectáreas y otro número similar es de responsabilidad de los productores locales. “Esa es  la parte que no se ha podido trabajar, reconocemos ese hecho”.

La región de San Buenaventura no tenía una vocación cañera, que era propia del oriente. Una vez se instaló el ingenio se abrió una nueva demanda de cultivo. De acuerdo a los estudios del Gobierno, desarrollados sobre solo 49 mil hectáreas, en la región puede cultivarse la caña de azúcar en al menos 16.000 hectáreas.

El ingenio tiene una capacidad para procesar 7.000 toneladas y al momento la frontera agrícola llegó a 3.000 hectáreas de caña de azúcar.

“El estudio señala que desde el 2018 prácticamente tendríamos que estar trabajando con el 100% y ahí está la deficiencia, reconocemos este hecho, porque recién –de acuerdo a la proyección que ha hecho la empresa- el 2022 vamos a trabajar con la total capacidad de la empresa. Estamos trabajando poco a poco y cada vez iremos incrementando las áreas de cultivo”, afirmó.

Según datos institucionales, el Estado invirtió $us 174 millones para la construcción de esa planta, que tendrá una capacidad para procesar 7.000 toneladas diarias de caña de azúcar. También produce alcohol potable.

Comparte
Síguenos en Facebook