Cochabamba - Embalses a punto de agotarse en Cochabamba

El agua “ya no rebalsa desde hace tres años y la laguna tampoco se llena por completo”. Así describió la disminución del agua de la represa de Escalerani, un habitante de Cuatro Esquinas, en la cordillera del Tunari, Julián Fuentes, mientras miraba el embalse casi vacío.

La situación se repite en todas las lagunas que dotan de agua para consumo y riego de la región y el valle alto.

Según la Dirección de Aguas de la Gobernación, las lagunas más importantes de Cochabamba se encuentran en su registro mínimo histórico. A esto se suma que ninguna logró llenarse al 100 por ciento de su capacidad durante la época de lluvias.

Dos de las represas más importantes para la dotación de agua en Cercado son: Escalerani y Wara Wara. Ambas, junto con Misicuni, dotan el 60 por ciento del líquido que se consume en la ciudad a través del Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa).

El gerente de Semapa, Gamal Serhan, informó que Escalerani tiene una capacidad de 5,8 millones de metros cúbicos (m3), pero, la represa sólo acumuló el 60 por ciento de su capacidad durante la época de lluvias.

A esto se suma que durante agosto fue la única fuente superficial de agua para Cochabamba, por lo que, el caudal disminuyó considerablemente. En la actualidad, quedan 580.000 m3 que no se usan. “Se está reservando Escalerani para emergencias”, dijo.

En tanto, desde agosto se bombean aguas muertas. Este embalse sólo almacenó el 20 por ciento en época de lluvias por problemas en uno de sus canales. Se extraen entre 30 y 40 litros de agua por segundo para Pacata.

La situación es similar en otros municipios. Sacaba cuenta con 25 lagunas que abastecen de agua para riego y consumo humano. Sin embargo, la mayoría está entre un 25 y 30 por ciento de su capacidad.

La Alcaldía evalúa la situación para distribuir agua, según la disponibilidad que se tenga.

El embalse que más preocupa es La Angostura, en el valle, porque tiene un nivel de 55 centímetros, cuando se proyectó 60 para la época seca. Se analiza si afectó más de lo previsto la evaporación o si hay bombeos clandestinos. (Los Tiempos)

Comparte
Síguenos en Facebook