De Vido negoció tres proyectos de gas con autoridades bolivianas

El exministro de Planificación Federal, Julio De Vido, que quedó tras las rejas por negocios turbios, al perder su inmunidad parlamentaria en Argentina, intervino en la negociación de tres proyectos de gas en Bolivia y suscribió dos memorandos de entendimiento con autoridades nacionales.

Uno de los primeros proyectos que Bolivia negoció con De Vido fue la construcción del Gasoducto del Nordeste Argentino (GNEA) en 2007. El proyecto, en sus dos fases, tuvo una inversión de 1.800 millones de dólares. La obra será entregada en diciembre o principios de enero. Según diarios del país vecino, la Empresa de Energía Argentina (Enarsa) no podrá asegurar su funcionamiento por falta de gas boliviano.


P U B L I C I D A D 

El segundo proyecto fue la construcción del gasoducto Juana Azurduy, que tuvo una inversión de 32,3 millones de dólares y fue negociada en 2010 con De Vido. La obra fue entregada en mayo de 2011 y era complementaria al GNEA.

Sin embargo, el proyecto más importante fue el de la planta de Gran Chaco, que se planteó desde 2005 y debía ser construida hasta 2009. Julio De Vido estuvo presente en las negociaciones con el Gobierno porque inicialmente tenía que ser financiada por Enarsa. La idea era garantizar el incremento de volúmenes de gas a Argentina.

Finalmente, la obra fue ejecutada con un presupuesto de 1.160 millones de bolivianos financiados por el Banco Central de Bolivia y su entrega se postergó hasta 2015.

Al margen de los tres proyectos, Julio De Vido firmó dos memorandos de entendimiento con el Gobierno nacional. El primero fue en 2014, para el intercambio de energía eléctrica y el segundo fue en 2015, sobre energía eléctrica y de gas.

De Vido fue acusado de autorizar la compra de gas licuado a un precio mayor al del mercado y por irregularidades en las contrataciones de obras y gastos realizados en Río Turbio.

DATOS

12 años de Ministro en Argentina. Fue el Ministro más importante del país vecino, quien tocó la mayor partida presupuestaria del país.

Estrecha relación con el Gobierno de Evo. Trató con los hombres de confianza del presidente del Estado, Evo Morales, y llegó varias veces a Bolivia.

Negoció temas en 9 años del Gobierno del MAS. Tuvo los primeros acercamientos públicos con el Gobierno en marzo de 2007 y la relación fue constante hasta 2015.

Comparte
Síguenos en Facebook