Dos empresas más se van de Cataluña por la independencia

El gran banco catalán CaixaBank y Gas Natural anunciaron ayer que se iban de Cataluña por el pulso independentista, sumándose a una fuga de empresas que ignora los primeros signos de distensión entre Madrid y Barcelona. 

La salida de estas dos empresas se anunció después de que el Gobierno introdujese una modificación en la ley de sociedades que facilita el traslado, incrementando la presión sobre las pretensiones independentistas catalanas, si bien rebajó el tono al pedir disculpas por los heridos en el referendo prohibido del domingo. 

En el plano judicial, el comandante de la policía catalana, una subalterna y dos líderes independentistas declararon por sedición ante la Audiencia Nacional, que no dictó prisión preventiva contra ninguno de ellos. 

Anticipándose a la posibilidad de una declaración unilateral de independencia por el gobierno catalán, CaixaBank anunció su traslado para "salvaguardar plenamente la seguridad jurídica y regulatoria”, precisó la entidad. 

CaixaBank tiene una influencia que se extiende a todos los niveles de la sociedad catalana gracias a becas, patrocinio cultural, créditos a partidos políticos... Su traslado a Valencia es un golpe simbólico muy duro al gobierno catalán de Carles Puigdemont. 

La fuga de empresas podría acelerarse después de que el gobierno de Mariano Rajoy adoptó este viernes un decreto que libra a las empresas de la aprobación de la junta de accionistas para un cambio de sede. 

Entre quienes decidieron irse también figuran el Banco Sabadell, el Banco Mediolanum, la empresa de dietética Naturhouse y la de telecomunicaciones Eurona. La fuga aumenta la inquietud entre una sociedad catalana profundamente dividida por la apuesta independentista, cuya escalada ha sumido a España en su peor crisis política de la era democrática. 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que la tensión "podría pesar en la confianza y las inversiones” en la economía española, la cuarta de la Eurozona. Pese a ello, "la previsión para la economía española es robusta, y se mantiene en un crecimiento del 3,1% para este año”, puntualizó Andrea Schaechter, la jefa de la misión del FMI en España, al presentar un informe sobre la situación del país.

El jueves, el Banco de Sabadell, el segundo de la región, anunció el traslado de su sede a Alicante (sureste de España), precisando que no prevé movimientos de personal. 

El objetivo prioritario de los bancos es mantenerse en la zona euro en caso de declaración unilateral de independencia por parte de las autoridades catalanas, y de esta forma garantizar su acceso a la financiación del Banco Central Europeo (BCE).

Afloran las discrepancias

A escasos días de la hipotética declaración de independencia de Cataluña, las discrepancias empiezan a aflorar entre los dirigentes de esta región, que reciben constantes apelaciones al diálogo para evitar un choque frontal con el gobierno español de consecuencias imprevisibles. 

"Alto el fuego” propuso el ministro regional de Empresa, Santi Vila, el primer llamado a una pausa en la carrera hacia la independencia desde el ejecutivo catalán de Carles Puigdemont. 

En un artículo publicado en el diario catalán Ara pidió "reflexionar sobre la utilidad y consecuencias” de una declaración de independencia. Esta podría haberse producido el lunes en una sesión plenaria del parlamento regional con la comparecencia del presidente Puigdemont, pero el Tribunal Constitucional suspendió este pleno.

 En una decisión insólita en los últimos tiempos de abierta desobediencia desde Cataluña a este tribunal, Puigdemont solicitó posponer su comparecencia al martes, donde está previsto que valore el referendo.

Comparte
Síguenos en Facebook