El secretario de Defensa de los Estados Unidos acusó a Corea del Norte de amenazar al mundo "con una catástrofe"

El secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, afirmó este viernes que Washington "no tiene como objetivo la guerra" con Corea del Norte, sino iniciar un proceso para lograr la "completa desnuclearización" de la península coreana.

Mattis hizo estas declaraciones en la primera jornada de su viaje a Corea del Sur, durante su visita a un puesto de vigilancia fronterizo y la Zona de Seguridad Conjunta (JSA), que se enmarca en la zona desmilitarizada (DMZ) que divide las dos Coreas.

"Como ha dejado claro el secretario de Estado (Rex Tillerson), nuestro objetivo no es la guerra, sino la completa, verificable e irreversible desnuclearización de la península coreana", dijo el jefe del Pentágono en declaraciones recogidas por la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

Mattis también instó al régimen que lidera Kim Jong-un a que detenga las provocaciones que podrían desencadenar "una catástrofe", durante su visita al puesto fronterizo que se sitúa a apenas unos metros de territorio norcoreano, en la que estuvo acompañado por su homólogo surcoreano, Song Young-moo.

Song, por su parte, destacó que los misiles balísticos y las bombas nucleares que ha probado de forma insistente el régimen de Pyongyang "son armas que no se pueden usar", y amenazó al país vecino con "represalias de la sólida alianza entre Washington y Seúl" si continúa con sus ensayos armamentísticos.

El viaje de Mattis a Corea del Sur está centrado en discutir cómo lidiar con los desafíos de Pyongyang junto al Ejército y el Gobierno surcoreanos, y se integra en una gira asiática que le ha llevado también a Filipinas y Tailandia.

Tras visitar la DMZ, el secretario estadounidense de Defensa tiene previsto reunirse este viernes con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, según la oficina presidencial de Seúl.

El encuentro servirá de preparación de cara a la cumbre que Moon y el presidente estadounidense Donald Trump celebrarán el próximo 7 de noviembre en Seúl, para abordar el problema norcoreano en un momento en que la tensión se ha rebajado tras el silencio de Pyongyang en las últimas semanas.

Los continuos ensayos de armas de Corea del Norte -incluida una prueba nuclear realizada el pasado 3 de septiembre- y la dura retórica empleada a su vez por la Administración Trump han incrementado este año la tensión hasta cotas inéditas desde la Guerra de Corea (1950-1953).

Con información de EFE

Comparte
Síguenos en Facebook