Enterraron a la niña violada y asesinada por venganza

Un largo  cortejo fúnebre, encabezado por niñas que portaban pancartas y gritaban a voz en cuello "justicia”,  seguidas de un grupo de varones que cargaba un ataúd blanco interrumpió  la tarde de ayer en Villa Victoria, tomando una de sus principales avenidas que conduce al Cementerio General. Eran los compañeros de colegio,  familiares y vecinos de Elizabeth, la niña de 13 años que fue violada y asesinada  por el novio de su hermana por venganza. 

La comitiva llegó al Cementerio General, donde  enterró el cadáver  de la pequeña y exigió justicia. La niña fue encontrada sin vida el sábado  en el domicilio de  Kevin Mayta Illaquita,  novio de su hermana mayor. El individuo   confesó que la asesinó por venganza ante la infidelidad de  su pareja.   

El director de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (FELCC) de La Paz, coronel Jhonny Aguilera, informó a Página Siete  que Mayta está detenido en celdas judiciales y que ante su confesión será juzgado por feminicidio, que contempla una pena máxima de 30 años de cárcel. Su audiencia cautelar se realizará hoy.

"El individuo tenía una relación sentimental con la hermana de la víctima, que rompió la relación. Él procedió al secuestro y al asesinato, admitido por él mismo”, declaró Aguilera. 

De acuerdo a las investigaciones policiales, Elizabeth fue secuestrada, ultrajada sexualmente y estrangulada por Mayta, que tiene 21 años.

Según las declaraciones de la madre de la pequeña,   desapareció el jueves  en la noche, después de haberse comunicado telefónicamente con su familia para informar que estaba en la casa de una amiguita. Había salido de su casa en la tarde para ir  a su colegio a ensayar el baile que presentaría con sus compañeros de  curso en una hora cívica.

 De acuerdo a  Erbol, un compañero de curso de la niña relató  que ésta se comunicó con él telefónicamente el viernes pidiendo ayuda porque estaba "en un cuarto oscuro”.  

Según el relato, enseguida se escuchó el grito de un hombre que le reclamaba  por la llamada. Ese fue el último contacto con la chiquilla, porque el mismo viernes, alrededor de las 20:00, efectivos de la FELCC la encontraron muerta en el domicilio de Mayta.

Según la Policía, Mayta encontró a la niña el jueves en el colegio y la sacó con engaños. Primero la llevó a un lugar de juegos para niños y luego a su casa, donde la obligó a consumir bebidas alcohólicas. Después procedió a ultrajarla sexualmente y finalmente a quitarle la vida.  

Comparte
Síguenos en Facebook